Los pacientes del hospital La Caleta de Chimbote esperan la construcción de una nueva infraestructura. (Foto: Laura Urbina)
Los pacientes del hospital La Caleta de Chimbote esperan la construcción de una nueva infraestructura. (Foto: Laura Urbina)

El titular de la Dirección Regional de Salud en Áncash, Luis Huamaní Palomino, informó que en los centros de salud de primer nivel se requieren equipos mínimos como incubadoras, esterilizadores, y balanzas para atender la demanda de los pacientes pobres y usuarios del Seguro Integral de Salud.

“Tenemos lo necesario. Quizá nos falta contratar a más médicos y enfermeras para que hagan seguimiento de niños con anemia o desnutrición crónica infantil en lugares alejados. Queremos que el trabajo del primer nivel esté enfocado en la promoción de la salud y prevención de enfermedades”, declaró Huamaní Palomino a El Comercio.

En las provincias alejadas como Pomabamba, Huari y Sihuas tienen algunas debilidades respecto a la falta de médicos y especialistas. “En estas localidades, donde el acceso es difícil por la falta de carreteras y las condiciones climáticas, tenemos limitaciones en el recurso humano y equipamiento, pero estamos trabajando para que eso se revierta. En los hospitales de nivel II-1 hay pocos médicos para contratar y no tenemos especialistas en la cantidad suficiente para atender la demanda”, refirió Huamaní.

Hospital de Huaraz tiene más de 50 años y necesita por lo menos mejorar la atención en UCI. (Foto: Cortesía)
Hospital de Huaraz tiene más de 50 años y necesita por lo menos mejorar la atención en UCI. (Foto: Cortesía)

En tanto, en los establecimientos de salud de Huaraz, Chimbote y Nuevo Chimbote, con categoría II-2, Huamaní Palomino dijo que se cuenta con el recurso humano y equipamiento necesario. “Nos faltan especialistas, pero estamos en proceso de convocatoria para que se pueda cubrir la demanda. Además, estamos realizando un estudio de necesidad de recursos humanos en el ámbito regional”, explicó.

- Hospital de Huaraz en espera -

El hospital Víctor Ramos Guardia de la ciudad de Huaraz fue creado hace 56 años para atender a 30 mil habitantes, pero ahora no cuenta con la infraestructura, equipamiento y personal para recibir a más de 300 mil pacientes que provienen de las 16 provincias de la sierra de Áncash y cuatro localidades de la región Huánuco.

Por eso, el director del hospital Víctor Ramos Guardia, Juan Herrera Mendoza, mencionó la importancia de ampliar el nosocomio y mejorar la Unidad de Cuidados Intensivos para brindar la ayuda a una gran cantidad de usuarios.

“Necesitamos 10 ventiladores mecánicos, monitores, 10 camas y todo lo que se requiere para brindar un buen servicio en UCI. Nuestro hospital es quirúrgico, aquí atendemos constantemente a pacientes que sufren accidentes de tránsito y hay muchos que están esperando una cirugía. No podemos hablar de una atención pésima, pero no podemos avanzar si no hay inversión en especialistas y equipos”, declaró a El Comercio el director del hospital Víctor Ramos Guardia, Juan Herrera Mendoza.

También urge la compra de tomógrafos, ventiladores mecánicos, así como la creación de una unidad de hemodiálisis para tratar a pacientes con fallas renales.

Herrera Mendoza también espera que el Gobierno Regional de Áncash y el Ministerio de Salud impulsen el proyecto de mejoramiento de las ocho Unidades Productoras de Salud, valorizado en más de S/10 millones, a fin de obtener mayores recursos en beneficio de los pacientes.

La población del distrito de Eleazar Guzmán Barrón debe buscar en diferentes lugares atención médica y viajar varias horas.  (Foto: Laura Urbina)
La población del distrito de Eleazar Guzmán Barrón debe buscar en diferentes lugares atención médica y viajar varias horas. (Foto: Laura Urbina)

“Las unidades productoras como lavandería, cocina, patología y estadística están trabajando en mal estado, pero con el mejoramiento podemos obtener más ingresos económicos. Por eso necesitamos la voluntad política de las autoridades. Sin el apoyo de ellas no vamos a salir adelante”, enfatizó Herrera.

- Buscando hospital -

Sin embargo, en el distrito andino de Eleazar Guzmán Barrón, los pobladores deben viajar cuatro horas en una combi hasta la ciudad de Piscobamba, en la provincia de Mariscal Luzuriaga, para buscar atención médica, debido a que el centro de salud no cuenta con una ambulancia, medicinas ni personal especializado.

“El puesto de salud Pampachacra solo atiende seis horas al día y cuando hay una emergencia tienen que ir a buscarlos y suplicarles que les ayuden. Hay personas que fallecen por la falta de auxilio y medicamentos. No contamos con una ambulancia desde hace 32 años que fue creada la posta y las instalaciones de la posta están deterioradas”, refirió Jorge Pampachacra, dirigente vecinal.

Las principales necesidades están referidas a la falta de equipamiento y de personal asistencial. (Foto: Laura Urbina)
Las principales necesidades están referidas a la falta de equipamiento y de personal asistencial. (Foto: Laura Urbina)

Eleazar Guzmán se ubica a 2.950 metros sobre el nivel del mar y es considerado uno de los distritos más pobres de región Áncash, el 69.3 % de su población vive en la pobreza y el 31.1% en la pobreza extrema, según el Instituto Nacional de Estadística e Informática.

Mientras tanto, los pacientes del hospital La Caleta de Chimbote esperan la construcción de una nueva infraestructura, ya que la mayoría de sus ambientes presenta rajaduras y deterioro, debido a sus 74 años de antigüedad.

En el 2019, el Gobierno Regional de Áncash lanzó la licitación para la elaboración de los estudios con la promesa que en el 2020 se inicie la construcción del sanatorio en un nuevo terreno con una inversión de S/280 millones.

La Caleta necesita equipamiento y especialistas para cubrir la demanda de 400 personas que llegan a atenderse en los 14 consultorios externos y citas programadas diariamente. No cuenta con un tomógrafo y faltan ventiladores mecánicos. Además, es necesario la implementación de la Unidad de Cuidados Intensivos.

Y el sanatorio regional Eleazar Guzmán Barrón, situado en la ciudad de Nuevo Chimbote, urge el cambio de colectores de agua y alcantarillado y la compra de dispositivos para realizar el servicio de hemodiálisis. Así como la implementación de laboratorios y la Unidad de Cuidados Intensivos para recién nacidos.