Módulos Temas Día

Más en Ancash

Pocos damnificados por El Niño costero buscan bono de S/500

Defensa Civil del municipio del Santa reportó 2.700 casas colapsadas, pero solo 10 % de afectados pretende acceder a este beneficio

Áncash

Cofopri elegirá a los beneficiarios y luego el Fondo Mivivienda les depositará los S/500 de manera mensual en una cuenta de ahorros, a fin de que puedan financiar el alquiler de un predio. (Foto: Laura Urbina)

Solo 261 personas que perdieron sus viviendas a causa de El Niño costero, en la provincia del Santa (Áncash), se han inscrito para acceder al bono de S/500 que entregará el Ministerio de Vivienda, Construcción y Saneamiento, para financiar el alquiler de una casa.

El secretario técnico de Defensa Civil de la Municipalidad Provincial del Santa, Guillermo Abril León, informó que el último 4 de diciembre se ha remitido al Ministerio de Vivienda el primer registro de los posibles beneficiarios, el cual llamó su atención, ya que su despacho ha registrado 2.700 casas afectadas (calificadas inhabitables y colapsadas) en toda la provincia.

Por ello instó a los damnificados por El Niño costero a empadronarse en la comuna provincial o en los municipios de sus distritos o centros poblados hasta el 28 de febrero del 2018. “Esperamos que las personas se acerquen a sus municipios para que puedan acceder a ese bono que les ayudará hasta que se construyan sus casas”, acotó.

Explicó que los damnificados deben cumplir ciertos requisitos: que su predio haya sido declarado inhabitable o en estado de colapso, y que no haya recibido un préstamo o un módulo habitacional temporal.
Comentó que Cofopri elegirá a los beneficiarios y luego el Fondo Mivivienda les depositará los S/500 de manera mensual en una cuenta de ahorros a fin de financiar el alquiler de un lugar, hasta que se haya reconstruido su vivienda.

-Historias de damnificados-
Carmen Montalvo Salinas de 35 años recuerda que el 14 de marzo del 2017 fue el día más terrible de su vida porque un huaico afectó su vivienda de adobe en el asentamiento humano El Milagro, ubicado en el centro poblado Cascajal, en Chimbote, Áncash.

“Estábamos asustados porque llovía muy fuerte. La gente nos decía que corriéramos porque se venía el huaico. Nos subimos al cerro y luego bajamos a soltar a nuestros animalitos porque el agua venía con fuerza. El huaico tapó nuestra chacra de maíz, ají y algodón. Solo pudimos sacar algunas cosas de mi casa, el lodo se metió a mi cuarto y mis animalitos murieron. La pared de mi cuarto se derrumbó y ahora no se puede vivir ahí”, cuenta afligida.

Rebeca De la Cruz Ramos de 35 años también perdió su hogar construido con adobe. Ella espera que el Ministerio de Vivienda pueda darle el bono que ha prometido. “Perdí mi casa, pero gracias a dios que estamos sanos y salvos. Acá no hemos recibido apoyo del gobierno. Ojalá que sea cierto lo del bono porque lo necesitamos.

Algunos hemos armado pequeñas casas de esteras y calaminas. Otros han optado por alquilar cuartos o irse a otras zonas", comenta.
Carmen Montalvo y Rebeca De la Cruz son las cocineras de un comedor que ha instalado Cáritas del Perú, organismo de la Iglesia Católica, para apoyar a 130 personas afectadas por el evento climatológico.

Las dos preparan los alimentos a leña en una de las casas de adobe que quedaron en pie, tras el deslizamiento de lodo y el desborde del canal Cascajal del proyecto Chinecas, pues después de nueve meses del desastre, aún siguen alimentándose de una olla común.

Tags Relacionados:

Áncash

El Niño costero

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada