Laura Urbina

colaboradora de El Comercio en Áncash

lauraurbinasa@gmail.com

Un de mediana intensidad registrado anoche en el distrito de Caraz, en la provincia de Huaylas, región , ha dejado sin servicio de agua potable a más de 26 mil personas.

El jefe de Defensa Civil del Gobierno Regional de Áncash, Francisco Díaz Padilla, informó que el derrumbe del cerro del caserío Huandoy, ocasionado por las fuertes lluvias, provocó el desembalse del río Llullán, cuyas aguas llegaron hasta la zona urbana de Caraz.

► 

Precisó que el deslizamiento de lodo ha destruido las tuberías del sistema de captación de agua, cinco puentes (uno peatonal y cuatro carrozables) y parte de la carretera de penetración a la laguna Parón, que ha dejado incomunicados a algunos centros poblados.

En tanto, el gerente de la Municipalidad Provincial de Huaylas, Vicente Rodríguez, indicó que el servicio de agua potable se ha interrumpido por una semana hasta que se rehabiliten las conexiones del recurso.

“Tenemos que rehabilitar la captación de agua, así como los puentes y la vía que ha quedado intransitable. Nos encontramos sin agua, pero ya hemos coordinado con la EPS Chavín y el gobierno regional para restablecer el servicio y rehabilitar la vía Llullán - Parón”, declaró a la prensa.

La Municipalidad Provincial de Huaylas, en coordinación con la empresa prestadora de agua potable Chavín S.A., ha elaborado un plan de distribución de agua en varios puntos estratégicos de la ciudad como la Plaza de Armas de Caraz, el hospital, el estadio, la plazuela Chiquinquirá y la municipalidad. Decenas de personas realizan largas colas para obtener el recurso de dos camiones cisternas.

Además, ha coordinado con el gobierno regional para que se inicien las labores de descolmatación en el río Llullán.

Por su parte, el presidente de la Ronda Campesina de Cruz de Mayo, Carlos Milla Osorio, comentó que unas cinco mil personas fueron afectadas por el huaico, ya que este se ha llevado varias hectáreas de sembríos de alimentos de panllevar y animales ovinos.

La noche del lunes, las familias del centro poblado Cruz de Mayo, de Llacshu, y el caserío de Huandoy tuvieron que evacuar porque se temía el desborde de la laguna Parón. Sin embargo, las autoridades informaron que la situación se encuentra controlada.

Síguenos en Twitter como

TAGS RELACIONADOS