Pobladores piden a las autoridades que les permitan retornar a sus viviendas por seguridad sanitaria (Cortesía: Pablo Jáuregui).
Pobladores piden a las autoridades que les permitan retornar a sus viviendas por seguridad sanitaria (Cortesía: Pablo Jáuregui).
Laura Urbina

colaboradora de El Comercio en Áncash

lauraurbinasa@gmail.com

Pobladores del distrito de Conchucos, en la provincia ancashina de Pallasca, se han quejado por las malas condiciones en las que han sido confinados por las autoridades locales para cumplir la cuarentena. Se trata de más de 50 viajeros que regresaron de varias ciudades del país debido a la y han sido obligados a vivir dos semanas en el centro educativo público de Conchucos.

A falta de camas, todos duermen en el suelo. "Las condiciones no son las adecuadas para atender a las personas. No hay colchones ni frazadas limpias. Desde el lunes que ingresamos nadie ha llegado a preguntar por nosotros. La comida nos las dejan en el suelo como si fuéramos delincuentes o leprosos”, dice el expresidente de la Comunidad Campesina de Conchucos, Pablo Jáuregui.

MIRA: Hay 1.714 fallecidos y más de 61 mil casos confirmados en el día 54 de la emergencia

El exdirigente se queja de que tampoco se le haya facilitado mascarillas al grupo ni se le haya practicado las pruebas para descartar que haya infectados entre ellos. Ante esta situación, Jáuregui y otras 14 personas han enviado una carta a las autoridades y al para que tomen las medidas correctivas.

“Queremos regresar a nuestros domicilios porque aquí estamos propensos a contagiarnos del coronavirus. Estamos pidiendo que se dé cumplimiento al decreto del Gobierno, pero con las medidas sanitarias debidas. Acá en lugar de cuidarnos nos vamos a perjudicar. Esto es una bomba de tiempo”, denunció.

En tanto, el alcalde de Conchucos, Teófilo Miranda Blas, afirmó que se ha aprobado un presupuesto de S/60.000 para atender a las personas que se alojan en el albergue COVID-19. Aseguró que tras de la denuncia, se ha realizado la limpieza y desinfección del recinto.

Menores y adultos pasan la noche sobre cartones. Duermen en salones de clases habilitados como estancias provisionales (Cortesía: Pablo Jáuregui).
Menores y adultos pasan la noche sobre cartones. Duermen en salones de clases habilitados como estancias provisionales (Cortesía: Pablo Jáuregui).

TE PUEDE INTERESAR