Redacción EC

El de , ex consejero regional, es la muestra más reciente de nivel de violencia criminal que azota a la región . Y parece que nadie está seguro.

Ni la presidenta de la Junta de Fiscales Supremos de Áncahs, Nancy Moreno, está segura. Ella ha recibido arreglos florales fúnebres y anda con chaleco antibalas por las constantes amenazas que recibe a raíz de las investigaciones realizadas a funcionarios públicos. Uno de los mensajes que le enviaron dice “A mí nadie me toca”.

En Chimbote, hasta el obispo ‘Angel Simón Piorno tiene personal de seguridad. “Sí, es cierto. No porque yo haya sido amenazado ni mucho menos, sino que es debido a todo un historial de muertes”, comentó a “Cuarto Poder”.

A Fiorella Nolasco, hija del ferviente opositor al presidente regional César Álvarez, le piden 5 mil dólares para no atentar más contra su familia.

Ella sospecha que el crimen fue planificado y que contó con la participación de alguien cercano a su padre. En este punto, dijo sospechar del abogado Marco Sánchez, quien acompañaba a Nolasco la noche de los hechos. Sin embargo, el letrado negó tales señalamientos.

La joven de 20 años recordó además que tras el atentado que sufrirá su padre el 2010 y en el que murió su hijo, el ex consejero recibía ofertas para no seguir con el caso.  “Vino gente a ofrecerle dinero de parte de la región a mi papá. Le ofrecían medio millón para que dejara todo el caso en nada, pero mi papá no lo hizo”, sostuvo.

En tanto, el prófugo Rubén Moreno Olivo ‘Goro’, sindicado como autor material del atentado del 2010, negó haber planificado ese ataque.