(Foto: Ministerio Público Áncash)
(Foto: Ministerio Público Áncash)
Laura Urbina

colaboradora de El Comercio en Áncash

lauraurbinasa@gmail.com

Hace once días, cinco niñas que vivían maltratadas y abandonadas por sus padres en Nuevo Chimbote fueron rescatadas por el Ministerio Público. Tras una investigación de dos meses, la fiscalía determinó que estos menores -eran cinco niñas y un niño- estaban en serio riesgo debido a la violencia y el poco cuidado parental. No obstante, el día de la intervención, los fiscales solo recuperaron a las cinco niñas debido a que el único varón -de 11 años- no estaba. 

Según supo hoy El Comercio, este fin de semana la jueza Celia Bustos ordenó que el niño también sea extraído de su casa y se le otorgue su patria potestad al Ministerio Público. De acuerdo a la resolución judicial, este menor deberá trasladado al albergue San Pedrito donde recibirá educación y cuidados.

Lo que se espera ahora es que los agentes de la Comisaría de Familia de Nuevo Chimbote ejecuten la orden judicial. En tanto, el juzgado ha dictado medidas de protección para los niños debido a que el Ministerio Público ha denunciado por violencia familiar a los padres. 

(Foto: Ministerio Público Áncash)
(Foto: Ministerio Público Áncash)

Según la fiscalía, los seis niños estaban en riesgo severo. Ellos vivían en un ambiente inestable y sufrían constantes maltratos físicos y psicológicos. Al momento de ser rescatadas, los fiscales encontraron que las niñas estaban desnutridas, desaseadas y tenían enfermedades en la piel. Todos los hermanos dormían en un colchón tirado en el suelo. 

Asimismo, el día de la intervención la madre de los menores -una mujer que sufriría problemas psicológicos- no mostró mayor interés por el porvenir de sus hijas. Se supo también que el padre de estos niños sería adicto a las drogas. 

-Situación de las menores-
La fiscal Carmen Gomero informó que las niñas se encuentran bien atendidas en los albergues y que la más pequeña de cinco años, quien sufre de un mal congénito en la columna, será revisada por un médico, a fin de que reciba un tratamiento.

“Las niñas se muestran contentas, están más tranquilas y no expresan que extrañan a sus padres. Por el contrario, sus progenitores ha mostrado desidia y no se han acercado a la fiscalía”, declaró Gomero a El Comercio.

La magistrada explicó que las niñas han sido derivadas a diferentes albergues, ya que la Maternidad de María en Chimbote atiende a menores de 0 hasta 5 años, y San Pedrito recibe a niños de 6 hasta los 17 años.

TAGS RELACIONADOS