Comunidades de Las Bambas se enfrentan por canon
Comunidades de Las Bambas se enfrentan por canon

Apurímac es hoy una de las cinco regiones más pobres del país; sin embargo es una de las más ricas en recursos minerales. De hecho, representa el 32% de la cartera de proyectos mineros de los próximos cinco años. Solo Las Bambas, el principal proyecto de la región y del país, demandará una inversión de US$10.000 millones aproximadamente. En el 2015, Apurímac no recibió canon minero; en el 2018 tendrá el 10% del canon nacional, cuando tenga utilidades. 

Los pobladores de Apurímac, conscientes del inminente ingreso de recursos, buscan beneficiarse con el mayor porcentaje de canon posible. Los habitantes de seis comunidades de la provincia de Cotabambas –donde se ubica Las Bambas– solicitan que sus centros poblados sean declarados distritos por el Ejecutivo. Ello con el fin de recibir y gestionar directamente parte de los recursos del canon. En cada una de estas comunidades viven unas 60 familias. 

Un grupo de habitantes de Ñahuinlla, uno de estos centros poblados, se enfrentó el lunes con otro grupo del distrito de Coyllurqui, de la misma provincia. Este último rechaza la distritalización, pues los ingresos por canon se reducirían al distribuirse en más jurisdicciones. De este enfrentamiento, en el que se lanzaron piedras con hondas, resultaron heridas 25 personas, incluido el alcalde de  Coyllurqui, Leoncio Mendoza. 

En lista de espera

La distritalización de las seis comunidades (Huanccascca, Chaccaro, Pumamarca, Tambulla, Pisacasa y Ñahuinlla) fue declarada de interés por un proyecto de ley aprobado en el Congreso en octubre pasado, a iniciativa del congresista por Apurímac Antonio Medina Ortiz. Esto con el fin de que el Ejecutivo priorice su evaluación. 

De hecho, la Presidencia del Consejo de Ministros (PCM), encargada de temas de delimitación territorial, inició en enero un proceso de evaluación de reordenamiento del territorio de Cotabambas. Según fuentes de la PCM, habrá un pronunciamiento al respecto en los próximos días; sin embargo el trabajo de campo que se tenía previsto realizar esta semana, ha sido suspendido por el enfrentamiento. 

Mientras tanto, hoy se reunirán representantes tanto de la comunidad de Ñahuinlla como del distrito de Coyllurqui para dialogar. La Defensoría del Pueblo añadirá este a la lista de conflictos sociales en el país. 

El gran desafío

El canon que se reparte a las regiones donde se extraen minerales es el 50% del Impuesto a la Renta que pagan las empresas. Este se distribuye a gobiernos regionales y locales, así como a universidades públicas, con la condición de que el dinero se utilice en proyectos de inversión que garanticen la provisión de servicios básicos y obras de infraestructura.  

El flujo de recursos que recibirá Apurímac representará un desafío para las autoridades, ya que tendrán que gestionar el canon de manera tal que el crecimiento de la región sea sostenible. 

Sin embargo, la experiencia del Perú en el uso del canon es poco auspiciosa. El año pasado los gobiernos locales y regionales ejecutaron el 66% y 81%, respectivamente. Además, no siempre se han priorizado proyectos que beneficien las necesidades básicas de la población. No son pocos los distritos que optan por la construcción de piletas y canchas de fútbol en vez de incrementar el acceso a agua potable y saneamiento.    

De aprobarse la creación de seis nuevos distritos, serían más autoridades las que tendrían que ponerse de acuerdo en cómo invertir los recursos del canon para lograr reducir los índices de pobreza. En Apurímac, más del 40% es pobre; en Cotabambas, el 75%. 

Lee también:

TAGS RELACIONADOS