Carlos Zanabria

author

czanabria@comercio.com.pe

Un gran campamento se ha formado alrededor de la mina Las Gemelas, en las montañas del distrito de Acarí, en . Al menos 90 personas, entre mineros, policías y bomberos se han instalado ahí y trabajan para buscar a los siete hombres que quedaron atrapados en un socavón luego de la caída de un huaico el lunes. Cuando se detienen es para aguzar el oído. Esperan oír un grito, cualquier señal de vida que les devuelva la esperanza.

Pero nada se ha escuchado desde el fondo del socavón en los últimos dos días.

A las 6 de la tarde de ayer, cuando la neblina empezaba a cubrir las montañas, los socorristas exhaustos contaron que durante el día habían drenado el agua que cubre apenas 4 metros del túnel. Se estima que hay líquido y lodo en por lo menos 70 metros del socavón.

Los socorristas dijeron que hace falta una motobomba de mayor potencia pero de poco tamaño y peso, debido a que el agua debe ser drenada a través de un hueco de un metro cuadrado.

Y mientras los trabajos avanzan a paso lento, la impotencia crece entre los familiares de los . Ellos han llegado en las últimas horas desde lejanas zonas del país y se han instalado también en el campamento, al pie del socavón.

Los familiares demandan al Gobierno que envíe pronto maquinaria especializada y más personal para retirar el agua que cubre la mina. Aunque saben que el tiempo juega en contra, ninguno pierde la esperanza de encontrar a sus parientes con vida.

Cada familiar tiene una historia que contar. El Comercio conversó, por ejemplo, con Luz Sánchez Pinto, madre gestante y pareja del minero Eduardo Urquía. Ella contó que su novio es oriundo de Huánuco y que se mudó a Acarí con la promesa de ganar 35 soles diarios trabajando en la mina Las Gemelas, propiedad de Chinchilico Minero SAC.

Los familiares de todos los mineros han llegado hasta Acarí. Muchos vienen de zonas bastante alejadas de Arequipa (Foto: Carlos Zanabria / Enviado especial)

—Investigan negligencia—

La División Policial de Caravelí confirmó ayer que ha iniciado una investigación respecto a si la empresa minera cometió una negligencia.
Hasta el momento se sabe que cerca de las 3 de la tarde del lunes un huaico bloqueó la entrada del túnel. La única persona que logró escapar fue David Martínez Núñez, de 32 años.

Según el gerente regional de Energía y Minas de Arequipa, Vladimir Bustinza, la empresa Chinchilico Minero habría tardado demasiado en alertar sobre el derrumbe. El protocolo, de acuerdo con Bustinza, ordena que las compañías alerten sobre accidentes en 24 horas. No obstante, se sabe que las autoridades recién alistaron las brigadas de rescate el miércoles gracias a la información dada por el sobreviviente.

Martínez tiene el hombro fracturado y actualmente es atendido en un hospital de Nasca. Su testimonio será clave. Según el gerente Bustinza, si se comprueba la negligencia, la mina cerrará. Asimismo, prometió que se fiscalizarán más enérgicamente las minas de Acarí.  

Al menos 90 hombres trabajan en el rescate de los mineros desaparecidos. (Foto: Carlos Zanabria / El Comercio)

Según el Ministerio de Energía y Minas, la empresa Chinchilico Minero se dedica a la extracción de cobre y está en proceso de formalización en la concesión La Purísima Bella Unión, donde está la mina Las Gemelas.

La indignación desborda a los familiares. Milka Mercado, madre de Anthony Lovón, de 19 años, asegura que denunciará a la compañía por no ordenar el cese de operaciones pese a que había alerta de lluvias en la región.

Lee también:

TAGS RELACIONADOS