Las intensas lluvias que se registran desde la última semana en la provincia de Huancabamba, en Piura, activaron la quebrada Longulo que el último sábado se desbordó y arrasó con 14 viviendas, tres puentes y nueve vehículos (Foto: cortesía)
Las intensas lluvias que se registran desde la última semana en la provincia de Huancabamba, en Piura, activaron la quebrada Longulo que el último sábado se desbordó y arrasó con 14 viviendas, tres puentes y nueve vehículos (Foto: cortesía)
Gladys Pereyra Colchado

El lunes de la semana pasada, un aviso meteorológico del Servicio Nacional de Meteorología e Hidrología del Perú () alertaba sobre la ocurrencia de intensas precipitaciones en la sierra peruana. El aviso tenía el nivel 4, de más alto peligro, e incluía , región donde días más tarde se registró un desborde en Huancabamba que dañó viviendas, puentes y vehículos.

A menos de dos semanas del inicio del verano, la temporada de lluvias ya empezó en la sierra y selva, con precipitaciones diarias y aumento de caudal en ríos que alcanzan su umbral de desborde.

De hecho, Senamhi tiene activas siete alertas naranjas y una roja por eventos meteorológicos e hidrológicos a producirse hasta el viernes 13 de diciembre.

Sin embargo, Piero Rivas, especialista de la Subdirección de Predicción Meteorológica de esta institución, aclara que las precipitaciones no necesariamente provocan desastres como lo ocurrido en Huancabamba. Depende de otros factores, como la limpieza de cauces o presencia de construcciones en zonas de deslizamientos, los cuales deberían ser atendidos con prontitud por las autoridades, sostiene.

“Estamos contra el reloj porque en esta temporada aumentan las lluvias. El verano empieza el 21 de diciembre, pero la sierra y selva peruana se encuentran activas con precipitaciones todos los días. Es momento de actuar para evitar desbordes”, enfatiza en diálogo con El Comercio.

Precipitaciones en la sierra central

El Senamhi prevé que desde la tarde del miércoles 11 hasta la madrugada del viernes 13 de diciembre se presenten precipitaciones líquidas y sólidas (nieve, granizo y aguanieve) de moderada a fuerte intensidad en la sierra, acompañadas de descargas eléctricas y ráfagas de viento.

Debido al efecto trasvase, también podrían registrarse lluvias en la costa norte y centro.

Piero Rivas explica que el aviso abarca desde la sierra norte de Piura hasta la zona central del Cusco. Se trata de un aviso naranja o de nivel 3. “Cuando hablamos de nivel 3 esperamos que los fenómenos meteorológicos sean un poco más peligrosos por lo que la población debe tomar un poco más de precaución”, detalla.

De acuerdo con el último informe del Centro Nacional de Estimación, Prevención y Reducción del Riesgo de Desastres (Cenepred), para este aviso meteorológico hay una población en riesgo muy alto que supera los 840.000 habitantes, principalmente de las regiones de Huancavelica, Piura y Huánuco. En la primera, más de 200 mil personas podrían resultar afectadas ante la posible presencia de deslizamientos, flujos de detritos (huaicos) u otro tipo de situaciones de riesgo generadas por las lluvias o granizadas esperadas para estos días.

Lluvias en la selva

Para la selva peruana, el Senamhi prevé que desde la madrugada del miércoles 11 hasta la noche del sábado 14 de diciembre se registrará lluvia de moderada a fuerte intensidad, acompañada de descargas eléctricas y ráfagas de viento superiores a 40 km/h.

El aviso comprende los departamentos Amazonas, Ayacucho, Cajamarca, Cusco, Huancavelica, Huánuco, Junín, La Libertad, Loreto, Madre de Dios, Pasco, Puno, San Martín y Ucayali. Se prevé tormentas de rápido desarrollo, además de presencia de niebla y neblina en las primeras horas de la mañana.

Crecida de ríos en la selva

Las fuertes lluvias registradas en los últimos días han provocado que el río Huallaga, en la región Loreto, alcance este lunes el nivel de alerta roja tras incremento de su nivel de agua Esta mañana presentó un nivel de 133.58 metros sobre el nivel del mar, lo que representa 0.08 m por encima de su nivel crítico de inundación, informó el Senamhi.

La tendencia de este río es ascendente, lo que podría ocasionar posibles desbordes en las zonas urbanas de la provincia de Alto Amazonas (Loreto), específicamente en las zonas bajas de Yurimaguas, Lagunas y Santa Cruz.

Otro río que también se encuentra en un nivel preocupantes es el río Napo, también en Loreto. Este se encuentra a un nivel de 90.23 m.s.n.m, en la estación hidrológica Bellavista, lo que representa 2.13 metros por encima de su nivel normal. De acuerdo con data del Senamhi, su umbral de inundación es 90.50. Por el momento, se descarta algún potencial de desborde pero se recomienda a la población tomar las precauciones correspondientes y evitar realizar actividades cercanas al río.

(Elaboración: EC)
(Elaboración: EC)

A esto se suma que sigue vigente la alerta amarilla por la crecida del Río Marañón, en Loreto, que se encuentra a 1.60 metros por encima de su nivel normal y a solo un metro de su umbral de inundación. Mientras que, el aviso por la crecida de los ríos Huallaga y Pachitea, en Huánuco y San Martín, se mantiene en alerta naranja desde el jueves pasado.

Descenso de temperatura

Desde la madrugada del miércoles 11 hasta el jueves 12 de diciembre, Senamhi prevé descenso de temperatura nocturna en la sierra sur, sobre todo en 35 provincias ubicadas en los departamentos de Apurímac, Arequipa, Ayacucho, Cusco, Huancavelica, Junín, Lima, Moquegua, Puno y Tacna.

“Se espera temperaturas de hasta -11°C en zonas por encima de los 3. 8000 m.s.n.m., por ejemplo, Caylloma o Imata. Durante este aviso el cielo estará despejado con brillo solar, las bajas temperaturas se registrarán en las noches y primeras horas de la mañana”, agregó.

Fuertes vientos en la costa central

Desde hoy, hasta el miércoles 11, se espera el incremento de vientos en la costa central, desde Áncash hasta la zona norte de Arequipa.

Esta situación provoca un aumento de nubosidad, lloviznas aisladas y temperaturas máximas de entre 23 y 24°C. Piero Rivas explica que el fenómeno responde a la intensificación del Anticiclón del Pacífico Sur. Se trata de vientos fríos que se desplazan a velocidades de 30 km/h y ráfagas superiores a los 35 km/h. Se espera levantamiento de polvo y arena y reducción de la visibilidad, en especial en la costa de Ica.

TAGS RELACIONADOS