Comunidades indígenas piden apoyo al Gobierno para afrontar la pandemia del coronavirus. (Fundación Pachamama)
Comunidades indígenas piden apoyo al Gobierno para afrontar la pandemia del coronavirus. (Fundación Pachamama)

Las poblaciones indígenas que viven en el bosque amazónico de las Cuencas Sagradas se han organizado para solicitar al Estado que se les brinde el apoyo necesario a fin de combatir la crisis que presentan por la pandemia del coronavirus (COVID-19), ya que la emergencia sanitaria ha acentuado sus limitaciones y ha empeorado su vulnerabilidad.

Además, pidieron apoyo para explotar sus recursos y mejorar la calidad de vida que tienen en la actualidad, ya que aseguran que incluso no han recibido atención médica para todos los pobladores ante la propagación del COVID-19.

La Fundación Pachamama en Perú señaló que la iniciativa ofrece una oportunidad excepcional para crear y mostrar un modelo económico que inicie una nueva era post extractiva, que salvaguarde el corazón de la biosfera de nuestro planeta y mejore el bienestar de la humanidad.

Eduardo Pichilingue, director de l organización, indicó que la iniciativa consiste en trazar el camino hacia un nuevo modelo socio- económico con propuestas basadas en investigaciones y estudios que presentan alternativas al modelo actual.

Los habitantes de las comunidades, dispersas en enormes extensiones de territorio, no cuentan con equipamiento, carecen de teléfonos, equipos de radiofonía, embarcaciones adecuadas para la evacuación rápida de los pacientes y atención médica suficiente para responder a la magnitud de la pandemia. Además, las actividades extractivas, legales e ilegales no se paralizaron a pesar de la pandemia y, por el contrario, en muchos casos incrementaron su intensidad, poniendo en serio riesgo muchas comunidades y, sobre todo, a los Pueblos indígenas en Aislamiento y Contacto inicial (PIACI).

La ayuda que ellos solicitan es para la protección permanente de las más de 35 millones de hectáreas que existen en Cuencas Sagradas que representa una de las áreas más biodiversas del planeta.

El director de la Fundación Pachamama también informa que es fundamental que los gobiernos de Ecuador y Perú, con el apoyo del sector empresarial e industrial, se comprometan a respetar los derechos colectivos y territorios indígenas.

“Estamos convencidos de que para lograr eso necesitamos de una sociedad empoderada, que conozca sobre la riqueza de estos territorios, de la cultura y diversidad de sus pueblos, de su enorme potencial en la lucha para detener la crisis climática; una sociedad que se involucre y apoye esta iniciativa” subraya el especialista.

Asimismo, señala que son conscientes que están aún muy lejos de llegar a la gente de las ciudades, quienes perciben a la Amazonía como algo exótico o. en el mejor de los casos, folclórico, pero bastante ajeno. Pero no debemos olvidar que el Perú, es el país con mayor cantidad de bosque amazónico por extensión territorial, con el 61% de su superficie, cubierta por selvas, seguido por Brasil con un 56%.