Ambas ministras tuvieron que enfrentar huelgas en sus sectores.
Ambas ministras tuvieron que enfrentar huelgas en sus sectores.

Bajo las gestiones de Marilú Martens y Patricia García, quienes no fueron ratificadas en el nuevo Gabinete Ministerial liderado por Mercedes Aráoz, los ministerios de Educación () y de Salud () enfrentaron huelgas gremiales, crisis políticas y los efectos de las lluvias de El Niño costero.


Marilú Martens: del currículo a la huelga


En enero de este año, con apenas un mes en el cargo, la titular del Minedu dijo a El Comercio: “La ideología de género no existe”.
El 18 de diciembre del 2016, ella había reemplazado a Jaime Saavedra, quien fue censurado por el Congreso de la República, pero tan solo cuatro semanas después la hoy ex ministra ya enfrentaba su primera crisis.

Un grupo de padres de familia se oponía a la implementación del Currículo Nacional de Educación Básica (vigente desde el 1 de enero), ya que consideraban que incluía nociones de la llamada ‘ideología de género’.

Martens optó por defender el currículo, aunque el sector le añadió un glosario con términos como ‘género’, ‘sexo’ y ‘orientación sexual’ para “evitar tergiversaciones”. En tanto, el colectivo Padres en Acción (PEA) interpuso una demanda de acción popular contra el Minedu para eliminar la guía.

Al mismo tiempo, un primer temporal desestabilizaba al sector: las lluvias de El Niño costero afectaron 450 colegios y obligaron a reubicar a 70 mil alumnos.

Pero fue un segundo temporal, gestado desde junio, el que hizo trastabillar su gestión: el Sindicato Único de Trabajadores en la Educación Regional (Suter) de Cusco declaró el inicio de la huelga, a la cual se sumaron progresivamente otros gremios regionales. Los docentes reclamaban el aumento del piso salarial a S/2.000 en el corto plazo, y a una UIT (S/4.050) al 2021.

Se registraron picos de violencia, y el Ministerio del Interior informó que cinco mil docentes en huelga habían firmado planillones del Movadef, brazo político de Sendero Luminoso, para su inscripción como partido. La crisis se agravó.

Suspendida la huelga en Cusco, luego de que el Minedu confirmara el aumento a S/2.000 para noviembre, las protestas continuaron en Lima. Los docentes se oponían a la evaluación que será realizada como parte de la Carrera Pública Magisterial. El 2 de setiembre se anunció el fin de las protestas.

Pero la cabeza de Martens ya tenía precio: el Congreso la interpeló para anunciar después su inminente censura. La mayoría parlamentaria (Fuerza Popular) adujo que no hubo un buen manejo de la huelga.

Ayer, antes de ceder el fajín a Idel Vexler, Martens escribió en su cuenta de Twitter y a modo de despedida: “¡La meritocracia no se negocia!”.

Patricia García: efectos del Caso Moreno
Dos meses después de haber iniciado su gestión, en setiembre del 2016, el presidente Kuczynski tuvo que enfrentar su primera crisis política. La difusión de audios en los que su asesor Carlos Moreno hablaba sobre una estrategia para que los usuarios del Sistema Integral de Salud (SIS) se atendieran en clínicas hizo tambalear al Ejecutivo y a la gestión de Patricia García.

Como respuesta, el Minsa interpuso una demanda contra Moreno por S/1 millón (está pendiente de resolución). García dijo por esos días que “la corrupción estaba en todos los niveles del sector”, y en su primer año de gestión se sancionó a 259 funcionarios.

Por otro lado, El Niño costero también le pasó factura: luego de que algunos congresistas declararan que había una “pandemia” de dengue en el norte por las fuertes lluvias, García dijo que se estaba creando un “psicosocial”, lo que generó numerosas críticas.

Hacia julio, la Federación Médica Peruana (FMP) anunció el inicio de una huelga nacional. Solicitaban una serie de mejoras: el incremento del presupuesto para el sector y para el SIS, la optimización de la infraestructura y acciones contra la corrupción.

El 10 de agosto, luego de 37 días de paralización e intensas negociaciones, el gremio médico y el Minsa llegaron a un acuerdo para poner fin a las protestas. Los incrementos presupuestales fueron confirmados. Más de un mes después, García dejó finalmente el cargo.