Se complica la llegada de más operadores de telefonía móvil
Se complica la llegada de más operadores de telefonía móvil
Marcela Mendoza Riofrío

El panorama para el mercado de la este año es bastante diferente al previsto un par de años atrás. Se creía que, a estas alturas, ya tendríamos unos ocho rivales en la cancha, pero solo hay cinco. Los analistas consideran que sí se ha logrado una intensa competencia entre los jugadores actuales, pero la posibilidad de ver ingresar nuevos rivales en los próximos meses es muy poco probable, por no decir nula. 

En un entorno competitivo gana el consumidor porque tiene más opciones para elegir a mejores precios, pero quienes ofrecen el servicio reducen sus márgenes de ganancia. Eso, explicó Liliana Ruiz, sucede hoy en el entorno móvil, a lo cual hay que agregar la desaceleración del crecimiento del PBI. “Este mercado es muy sensible al crecimiento económico. Si la economía se retrae, se siente en el corto plazo”, dijo.

Los retadores, que lanzaron sus agresivas ofertas a finales del 2014, pasaron de 5% a 23% de participación de mercado, lo cual significa que le quitaron un 18% a los grandes. ya reportó una caída de 8% en las ventas del primer trimestre del 2017 y , si bien se ha recuperado este trimestre, arrastra meses con caídas en las ganancias. Y el pronóstico para este año es cauto, pues las marcas centrarán sus esfuerzos en estabilizarse y recuperar rentabilidad, destacó Carlos Huamán, director de DN Consultores.

Es probable que y sumados lleguen al 25%, añadió, pero los ingresos crecerán poco y el panorama no será favorable para atraer nuevos jugadores. Incluso, agregó Ruiz, es posible que algunos de los que estaban interesados en entrar hayan decidido esperar y ver qué pasa con los márgenes.

¿RENTABLES?
El negocio de la telefonía móvil requiere de más paciencia que otros para recuperar la inversión. Para tener una operación rentable en el país, si se invierte en montar una red a nivel nacional como Entel o Bitel, se necesita al menos llegar al 20% del mercado para estabilizar los resultados, estimó Huamán.

El equilibrio financiero del negocio varía de un país a otro, aclaró. En el Perú tenemos un usuario que gasta poco (unos US$8 mensuales), pues se han reducido cerca de 20% las tarifas de llamadas de voz, según Osiptel, y el consumo de Internet (42 Mbps al año) es tres veces menor al registrado en Chile. Esos factores hacen que sea necesario un alto volumen de clientes para recuperar gastos.

José Otero, director regional de 5G Américas, explicó que es necesario estudiar cuánto cuesta atraer un cliente y de acuerdo a su consumo calcular cuánto demorará recuperar lo gastado. Por ejemplo, si para ganar un cliente se invierten US$160 en la red y US$50 en márketing, se necesitarían al menos 21 meses para recuperar esos gastos si se toma el promedio de gasto en la región (US$10 al mes).

Ante este panorama, la manera natural de incrementar la oferta es a través de los operadores móviles virtuales (OMV), es decir, marcas que no invierten en la red sino que la alquilan a otros operadores. En teoría, su negocio permite una rápida recuperación, pues solo se gasta en mercadeo. Lamentablemente el único OMV activo, , no ha logrado los resultados esperados.

PRONÓSTICO RESERVADO
Según Huamán, en el país a un OMV solo le basta el 1% del mercado para recuperar lo invertido y en un terreno virgen como el local eso se podía conseguir en medio año, pero no fue así. Virgin llegó en julio del año pasado con la meta de lograr un 2% en tres años. Los analistas esperaban que lograra 1% en su primer año y 0,5% al cierre del 2016. La realidad, sin embargo, es que solo alcanzó un 0,2% (60 mil clientes), la mitad de lo previsto y una tercera parte de lo que tiene Tuenti, una marca de Telefónica que compite en el mismo segmento juvenil.

En febrero se inscribió ante el Ministerio de Transportes (MTC) un nuevo OMV, Dolphin, y se habló de varios interesados más. Hoy corren rumores sobre una posible salida o reformulación del equipo que maneja Virgin y de retrasos en los planes de inicio de los otros interesados. La información no fue confirmada, pero sí es posible, según los analistas, que recién en el 2018 se den las condiciones idóneas para el ingreso de nuevos OMV.

En la actualidad, el gran reto que enfrentan los OMV es contar con un marco regulatorio que les permita desarrollar un modelo de servicios sostenible, sostuvo José Miguel Porto, socio de Montezuma & Porto.

El principal problema son los cargos (el “alquiler” que pagan), especificó Huamán, pues estos son fijados entre las partes sin un parámetro del regulador. No es saludable tampoco que el regulador sea un fijador de tarifas, pero sí convendría que establezca los mínimos de negociación, añadió Erick Iriarte, de Iriarte & Asociados. Lograr ese ambiente favorable a los OMV mediante mejoras en las reglas del juego, sin embargo, tomará más tiempo del previsto, pues se deberá esperar a que se nombre un nuevo presidente de directorio de Osiptel, dado que el concurso anterior fue declarado desierto.

Lee más noticias de Economía...