El jueves de la semana pasada se reportaron 372 nuevos contagios en Puno, el pico más alto hasta el domingo. (Foto: Carlos Fernández)
El jueves de la semana pasada se reportaron 372 nuevos contagios en Puno, el pico más alto hasta el domingo. (Foto: Carlos Fernández)
Roger Aguilar Mendieta

Redactor de la sección Nacional

roger.aguilar@comercio.com.pe

Luego de haber golpeado el norte del país, ahora la pandemia del golpea el sur y oriente. Conforme informó ayer -lunes 10- este Diario, Puno es la región sureña que tiene la tasa de contagios más elevada: su factor Rt es de 1,74, según los cálculos del científico computacional Ragi Burhum, con datos del Ministerio de Salud.

Mira: COVID-19 en Perú: el factor Rt se elevó a más de 1 en todas las regiones, según especialista

El factor Rt mide el número promedio de contagios de una persona con COVID-19 a una persona susceptible al virus. En el caso de Puno, al tener un Rt de 1,74, un paciente con esta enfermedad contagia a alrededor de dos personas como promedio.

Frente a esta situación, El Comercio revisó las estadísticas que reporta de manera diaria la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Puno.

¿Qué nos dicen las cifras?

Cuando finalizó la cuarentena general en el país, el 30 de junio, Puno registraba 1.144 personas contagiadas con coronavirus y otras 28 habían perdido la vida. Su tasa de letalidad, por lo tanto, era de 2,45, esto es, alrededor de dos personas por cada 100 infectados fallecían. Era una de las regiones menos afectadas en los tres meses y medio desde que surgiera la pandemia.

Sin embargo, poco más de un mes después, hasta el último domingo, la región contabilizó 6.481 contagios (5.337 casos nuevos) y 270 muertes (242). Su tasa de letalidad, por consiguiente, se elevó a 4,17.

Según cálculos efectuados por este Diario, el promedio diario de contagios pasó de 42 (del lunes 6 de julio al domingo 12 de ese mes) a 101 (del 13 al 19), luego escaló a 162 (del 20 al 26), luego a 177 (del lunes 27 de julio al domingo 2 de agosto) y finalmente a 253 (de 3 al 9 de este mes).

Mientras, el promedio diario de fallecidos, con los mismos intervalos de tiempo que los arriba citados, pasó de 1 a 4, luego subió a 8, luego a 11 y, por último, descendió a 10.

En tanto, según el portal de la Sala situacional del Ministerio de Salud (Minsa), hasta ayer, lunes 10, en Puno habían 3.795 personas que habían contraído la enfermedad y otras 115 habían fallecidos por este mal. Sin embargo, la misma ministra de Salud, Pilar Mazzetti, ha señalado en su oportunidad que más confiable son las cifras de las regiones que las del Minsa.

Fuente: elaboración propia con datos de la Diresa Puno.
Fuente: elaboración propia con datos de la Diresa Puno.

Las causas

El jefe del Comando COVID-19 Puno, Fredy Velásquez Angles, señaló que no le sorprende que el Rt de la región tenga un número elevado, pues de la misma forma que evolucionó la pandemia en el norte del país, ahora lo está haciendo en Puno.

“Esto se debe a la etapa comunitaria en la que estamos de contagios y a los testeos masivos que se están haciendo”, precisó.

Mientras, al consultársele sobre el Rt elevado de la región, el titular de la Dirección Regional de Salud (Diresa) de Puno, Sebastián Oporto, argumentó que “las fallas que tienen las pruebas rápidas y moleculares es la causa de la rápida expansión de la enfermedad, porque portadores sanos, cuando se hacían las pruebas, salían como negativos y hacían su vida normal contagiando a su entorno”.

“Y al revés, pacientes enfermos salían negativos y demoraban en recibir atención”, agregó.

Oporto es nuevo en el cargo. Ayer, lunes 10, asumió funciones debido a que su antecesor, Alfredo Montesinos, se enfermó con el coronavirus.

VIDEO RECOMENDADO

Lima, Ancash, Cusco y Puno registran mayor índice de casos de tráfico de personas

Lima, Ancash, Cusco y Puno registran mayor índice de casos de tráfico de personas 02/08/2020


Con el tiempo en contra

El jefe del Comando COVID-19 Puno, Fredy Velásquez, señaló que lo que le preocupaba era el tiempo. Relató que ya se han hecho las gestiones para que no falte oxígeno medicinal a los pacientes, mediante la instalación de plantas de producción de este recurso.

“Nuestra preocupación es el oxígeno, que lo estamos trayendo de manera interdiaria de Arequipa, en camiones, hasta que se logre viabilizar el funcionamiento de la planta de San Antón, que ya está en el hospital [Carlos Monje Medrano]”, señaló el funcionario.

“En 7 u 8 días se han comprometido los funcionarios del municipio que llega nuestra planta de parte del municipalidad, y también se están instalando los centros de atención temporal que van a venir con su planta de oxígeno. El gran problema es el tiempo. Pero estamos en ese proceso. Lamentablemente en esta situación de pandemia no hemos podido viabilizar estos procesos de manera más rápida. Hemos hecho lo posible, pero no se ha podido”, agregó.

Frente a la escasez de oxígeno medicinal en la región, la sociedad civil, liderada por la Iglesia, también se ha organizado. Impulsa la compra de dos plantas de producción de este insumo para los hospitales de Puno y Juliaca, mediante la campaña denominada Oxigenatón. El fin de semana recaudaron S/625.000, pero se necesitan S/2,2 millones, por lo que la campaña se extendió por más días.

Con respecto a camas hospitalarias, Fredy Velásquez señaló que no tenían problemas con estos equipos, pues recién se han instalado 70 en el Hospital Carlos Monge Medrano y “mañana nos llegan 100 más del municipio”.

Hoy, martes 11, en su presentación ante el pleno del Congreso, el primer ministro, Walter Martos, señaló que, de ser necesario, el que tengan deficiencias en el manejo de la pandemia y que se encuentren en una situación crítica, tal como sucedió en Arequipa.

Al respecto, el jefe del Comando COVID-19 Puno señaló que “no estoy muy convencido que interviniendo salud mejore las cosas en este momento. Pero pienso que a mediano y largo plazo debe ser intervenido para hacer una reorganización total”.

Panorama

No obstante las declaraciones del jefe del Comando COVID-19 y del titular de la Diresa de Puno, las noticias que llegan de Puno son preocupantes. Por ejemplo, hoy en la mañana, r, denunció que los médicos no quieren atender a los pacientes con COVID-19 en el Hospital Carlos Monge Medrano.

“No hay un solo médico que quiera trabajar con pacientes COVID-19, todos se escapan... hay técnicos nombrados en enfermería que no quieren saber nada con estos pacientes”, cuestionó.

Y agregó: “Hay profesionales que no realizan su labor y solo cobran sus haberes, pero estos señores sí pueden trabajar en otras instituciones privadas. Esto se acabó”.

Otro problema son las bajas temperaturas. Hasta la primera semana del mes pasado, en Puno 17 personas habían fallecido, entre ellas dos menores de cinco años de edad, debido a infecciones respiratorias agudas ocasionadas por el frío intenso.

* Este informe fue elaborado con la colaboración de Carlos Fernández Baca.

MÁS INFORMACIÓN SOBRE EL CORONAVIRUS EN EL PERÚ