Miguel Neyra

La fiscalía y la Dirección de Investigación Criminal de clausuraron hoy una clínica de medicina alternativa que operaba de manera informal en un local ubicado en el distrito de Wanchaq.

Según detalló Eduardo Poblete, fiscal de Prevención del Delito del Cusco, una enfermera, identificada como Evelia Tuero Bustinza, se hacía pasar por doctora. Ella les decía a sus pacientes que tenía una máquina con la que podía detectar cualquier enfermedad.

Con dicha máquina, conocida internacionalmente como Vega Test, y que supuestamente funciona como alternativa a los exámenes médicos convencionales, Tuero Bustinza diagnosticaba enfermedades como diabetes, hipertensión y hasta cáncer.

Según la policía, tras el diagnóstico, la mujer vendía líquidos en goteros con los que los pacientes podían curarse. Esta medicina alternativa era traída supuestamente de Alemania. Ningún envase hallado tenía registro sanitario.

Las autoridades dispusieron que la máquina y medicinas encontradas en el departamento fueran trasladadas a la sede policial, mientras que Tuero Bustinza quedó en calidad de detenida.

El delito que se le imputa es de ejercicio ilegal de la medicina y podría recibir hasta cuatro años de prisión.

Lee también:

Universidad de Huanta es la primera con licencia en zona andina ► — Sociedad El Comercio (@sociedad_ECpe)

TAGS RELACIONADOS