Aeropuerto de Chinchero: inicia paro por postergación de obra
Aeropuerto de Chinchero: inicia paro por postergación de obra

Ayer en la ciudad de , tanto la bandera nacional como la cusqueña se izaron a media asta. En esa región hay una sensación de descontento tras el anuncio del Ejecutivo sobre la suspensión de la firma de la adenda en el contrato de concesión del aeropuerto de Chinchero. Esto posterga el inicio de las obras de construcción.

El gobernador regional de Cusco, Edwin Licona; el alcalde de Chinchero, Gualberto Sallo; los alcaldes de Urubamba, Paruro, Canchis y La Convención; y los secretarios generales de diferentes frentes de defensa anunciaron un paro regional indefinido, desde hoy miércoles, como medida de protesta.

Ellos exigen que, en un plazo de 72 horas, representantes del Ejecutivo y el Legislativo viajen a Cusco para explicar las razones de la suspensión de la firma. “Si no vienen, iniciaremos una huelga de hambre”, dijo Wilfredo Huamán, secretario general del Frente de Defensa de Chinchero.

Durante la protesta, las autoridades se dirigieron hacia el terreno donde se debería construir el aeropuerto. Allí colocaron, simbólicamente, la primera piedra.

A la reunión también acudió Eduardo Poblete, fiscal de Prevención del Delito, quien indicó que las autoridades presentes se habían comprometido a no perjudicar a los visitantes de los diferentes atractivos turísticos cusqueños. Poblete indicó que la medida de fuerza no tiene autorización de la Oficina Nacional de Gobierno Interior (Onagi).
Sin embargo, tanto el alcalde Sallo (de Chinchero) como el alcalde Elvis Flores, de Ollantaytambo (distrito de donde salen los trenes hacia a Machu Picchu), indicaron que no podían asegurar si la población bloquearía vías.

Integrantes del gremio de construcción civil tuvieron un altercado con la policía cuando intentaron protestar cerca del aeropuerto Velasco Astete. No se informó si hubo detenidos. En Chinchero, manifestantes realizaron pintas en las oficinas de la empresa Kuntur Wasi, ganadora de la concesión de la construcción y administración del aeropuerto por 40 años.

Hacia el cierre de esta edición, la vía que conecta Chinchero con la ciudad de Cusco permanecía abierta.

Ejecutivo se defiende

En Lima, el escenario político también estuvo tenso. Por la mañana, el ministro de Transportes y Comunicaciones, Martín Vizcarra, reiteró que la decisión de suspender la firma de la adenda al contrato de concesión entre el consorcio Kuntur Wasi y el Estado se basó en el pedido realizado el pasado 24 de enero por la comisión investigadora multipartidaria del Congreso.

En el oficio, el congresista fujimorista Víctor Albrecht –presidente de dicha comisión– exhortó al Ejecutivo a no firmar las adendas “con el fin de cautelar los intereses del Estado”. Esto como respuesta a varias observaciones realizadas por el congresista de Acción Popular Víctor García Belaunde.

“Si hay un documento de estas características, entonces nosotros, con dos archivadores que contienen todos los informes del proceso que hemos iniciado hace seis meses y que hemos terminado la semana pasada con el informe del Ministerio de Economía, hemos dicho [al Congreso]: ‘Esto se ha hecho cautelando los intereses del Estado, díganos dónde está el problema’”, dijo Vizcarra en RPP.

Lo que el ministro no explicó es por qué se hizo pública la decisión de suspender la firma de la adenda recién un día antes de la fecha programada para la colocación de la primera piedra del aeropuerto. El presidente Pedro Pablo Kuczynski había asegurado su presencia para el evento en Cusco. En Chinchero, incluso, ya se había instalado un estrado para la ceremonia.

Vizcarra garantizó que el proyecto continuará bajo la modalidad de asociación público-privada (APP) y no pasará a ser una obra pública.

Quien también apoyó la decisión del Ejecutivo fue Mercedes Aráoz, congresista y segunda vicepresidenta de la República. Ella indicó a El Comercio que “es justo y como un acto de cortesía” que se le explique al Congreso que el proyecto “no tiene nada lesivo para el Estado”.

Las críticas más severas a esa decisión vinieron de la bancada de Fuerza Popular. En conferencia de prensa, el congresista Luis Galarreta exhortó al presidente Kuczynski a decidir si continúa o no con el proyecto, y pidió no responsabilizar al Congreso de ello.
“Señor PPK, no engañe a los cusqueños, los cusqueños quieren su aeropuerto. No se excuse en otras decisiones”, remarcó Galarreta.

La presidenta del Congreso, Luz Salgado, calificó como “un pretexto” la decisión del Ejecutivo, e indicó que si el gobierno está convencido de que el proyecto es trasparente, debería ser ejecutado.

El congresista del Frente Amplio y vicepresidente de la comisión investigadora, Jorge Castro, dijo que este grupo multipartidario no está en contra de la construcción del aeropuerto, pero sí del aumento de costos que se podría dar con la firma de la adenda. 

Sin debate

Para el analista político José Carlos Requena, la incertidumbre en la que ha caído la construcción del aeropuerto denotaría un retroceso por parte del Ejecutivo.
Requena opina que si Vizcarra considera que las observaciones hechas por el Congreso no tienen asidero, se debería continuar con los planes previstos.

Este Diario intentó comunicarse con el congresista Albrecht, pero sus asesores respondieron que recién hoy se evaluarían los pedidos hechos por las autoridades cusqueñas. La comisión sesiona hoy, pero el Caso Chinchero no figura en la agenda. 

En la noche, la contraloría informó que “considerando que con la adenda se estarían modificando las condiciones financieras previstas inicialmente en el contrato de concesión, se realizará el requerimiento de la información que sustente dichas modificaciones para la evaluación correspondiente”. 

Más información: sobre la adenda
El gobierno ha explicado que la adenda solo modifica la modalidad del pago del cofinanciamiento. Es decir, ya no se pagará al sexto año, sino desde el primer año, conforme la empresa avance la obra.

Lee también: