Un grupo de científicos peruanos y extranjeros, con el apoyo de guardaparques del Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (), descubrieron una de lagartija en el Santuario Histórico de , en Cusco.

La nueva especie, que pertenece al género Proctoporus, fue registrada en la región de puna húmeda y bosques montanos entre los 2.760 a 2.800 metros de altitud.

A diferencia de otras especies esta presenta una combinación única de caracteres morfométricos, escamación y características en los patrones de coloración. El nombre propuesto para su denominación es “Lagartija andina de Machu Picchu”.

El descubrimiento fue realizado por los investigadores Luis Mamani y Juan Carlos Chaparro, del Museo de Historia Natural de la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco y Noemí Goicochea del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) de España.