La Defensoría exhortó al Estado, a través de sus entidades, a retomar el debate y mantener una posición que no revictimice a las mujeres ni desconozca sus derechos. (Foto: Andina)
La Defensoría exhortó al Estado, a través de sus entidades, a retomar el debate y mantener una posición que no revictimice a las mujeres ni desconozca sus derechos. (Foto: Andina)
Redacción EC

La consideró inadecuadas las expresiones de la ministra de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, , “respecto a la atención de la violación sexual contra las niñas, adolescentes y mujeres”. El último fin de semana, la titular de ese sector señaló que el aborto en niñas que fueron abusadas es un “tema de conciencia”.

MIRA: Día Internacional de la Niña: los retos pendientes para proteger a las niñas y adolescentes peruanas

En un en sus redes sociales, la institución exhorta al Estado a retomar el debate y mantener una posición que no revictimice a las mujeres ni desconozca sus derechos, en estricto respecto de las obligaciones internacionales.

De esta manera, precisa, “se permitirá reconocer plenamente la difícil realidad que día a día atraviesan las niñas, adolescentes y mujeres en nuestra sociedad, y asumiendo un rol activo en su protección”.

La Defensoría del Pueblo explicó que continuamente ha demandado una respuesta integral por parte del Estado para prevenir, atender y proteger a las víctimas de violación sexual, especialmente a las niñas y adolescentes.

“Sin embargo, aún se advierte problemas para garantizar el acceso a la justicia, la protección y atención integral de la salud de ellas por parte de todas las entidades con competencia en la materia. Incluso, muchas víctimas, entre ellas niñas y adolescentes, se ven obligadas a llevar un embarazo no deseado”, se lee en el comunicado.

RIESGOS

La institución precisó que el embarazo a temprana edad constituye un alto riesgo a la vida y a la salud física y mental de las víctimas, y a su vez las enfrenta a diversas situaciones como depresión, estrés postraumático, insomnio, ideas suicidas, entre otras.

Además, indicó que las consecuencias de una violación sexual trascienden el trauma psicológico del evento violento, creando rechazo al embarazo no deseado y la pérdida del apego a su propio cuerpo.

“Las víctimas se ven afectadas en su salud física, incrementando el riesgo de morbilidad y mortalidad materna a temprana edad. Esta situación representa un problema de salud pública, además de agudizar su condición de vulnerabilidad, perpetuando el ciclo de pobreza y limitando el acceso a oportunidades”, detalló.

MIRA: Chiclayo: Defensoría pide que se garantice la atención a personas con problemas de salud mental

Más adelante de su comunicado, señala: “A la Defensoría del Pueblo, como institución que defiende los derechos humanos, le causa profunda preocupación que el MIMP [Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables] no tome en cuenta las graves consecuencias que origina la violación sexual en la vida de las mujeres, particularmente de las niñas y adolescentes”.

CIFRAS

- Según las cifras del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables, 2.436 mujeres de todas las edades han sido víctimas de violación sexual entre enero y agosto del presente año.

- El Registro de Nacidos Vivos del Ministerio de Salud reporta 767 nacimientos cuyas madres son menores de 14 años, de las cuales 20 casos son de madres menores de 10 años

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

TE PUEDE INTERESAR