(Foto: Perú 21)
(Foto: Perú 21)
Francesca García Delgado

Si dedicáramos un minuto de silencio por cada una de las 20 mil 511 víctimas de que dejó el periodo de violencia 1980-2000 en el Perú, estaríamos 15 días consecutivos en silencio. De esta cifra total, solo 1.199 personas han sido restituidas a sus deudos y aún existen 13.533 de quienes se desconoce absolutamente su paradero.

De acuerdo a los datos del Registro Nacional de Personas Desaparecidas y Sitios de Entierro (Renade) hay además 5.754 personas de quienes sí se tienen referencia de un posible sitio de entierro. Otra cifra interesante es que hasta el momento 25 personas aparecieron con vida.

En junio del año 2016, el Gobierno peruano promulgó la Ley de Búsqueda de Personas Desaparecidas durante el periodo de violencia 1980-2000. La ley 30470 implicó un cambio de enfoque en la búsqueda, esta vez, centrándose en el lado humanitario. Es decir, a partir de su vigencia el Estado prioriza la recuperación de las osamentas sin necesidad que exista un denuncia, una investigación fiscal o un proceso judicial en curso. La norma fue concebida para agilizar la búsqueda de los desaparecidos.

-Testimonios-

Cuando Doris Caqui Calixto se refiere a su esposo, Teófilo Rímac Capcha, lo hace en tiempo presente. Dice que hasta que no encuentre y entierre su cuerpo, no aceptará por completo su muerte. Hace pocos años, la ley le expidió un certificado de muerte presunta por desaparición forzada, una situación jurídica que agiliza algunos trámites legales pero no termina con lo que Doris describe como un ‘duelo congelado’ en el que ella y sus hijos están hace más de 33 años.

Síguenos en Twitter como

TAGS RELACIONADOS