Casos peruanos son vistos como experiencias exitosas en informe del Estado Mundial de la Infancia pero aún falta mucho por hacer.  (Foto: Juan Mendoza)
Casos peruanos son vistos como experiencias exitosas en informe del Estado Mundial de la Infancia pero aún falta mucho por hacer. (Foto: Juan Mendoza)

Este martes fue presentado el (EMI), ), informe que recoge los indicadores oficiales de desarrollo de la niñez y adolescencia de todo el mundo, en donde se destaca el avance peruano en la lucha contra la pero se destaca también la necesidad por reducir las brchas en regiones.

El caso peruano parte en un contexto mundial en el que se destacad que 3 de cada 5 niños está malnutrido. Esto también sirve para mostrar que, en América Latina y el Caribe uno de cada cinco niños no está creciendo bien.

La presentación de este informe se realizó con la presencia de la Ministra de Salud, Zulema Tomas, la viceministra del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, Ariela Luna y la Representante de UNICEF, Ana de Mendoza. “En el Perú hemos luchado durante muchos años contra este problema. Hemos logrado bajar la desnutrición, pero tenemos retos, tareas pendientes que las encontramos, sobre todo, en las zonas rurales del país”, sostuvo la ministra de Salud.

Según detalló Unicef, para el año 2.000, el 33% de las niñas y niños menores de cinco años estaba afectado por la desnutrición crónica. Dos décadas después, la reducción de este indicador ha sido realmente notable: 12% de niños peruanos menores de 5 años presenta desnutrición crónica.

Ana de Mendoza, Representante de UNICEF, indicó que “las recomendaciones que dan publicaciones como el Estado Mundial de la Infancia es el de trabajar en construir políticas públicas a las que se les asigne un presupuesto considerable”.

La historia de los hijos de Igidio Suttaraura es tomada como ejemplo en informe del Estado Mundial de la Infancia 2019. (Foto: Difusión)
La historia de los hijos de Igidio Suttaraura es tomada como ejemplo en informe del Estado Mundial de la Infancia 2019. (Foto: Difusión)

- Caso de menores -

El actual informe toma como ejemplo la historia de los gemelos cusqueños Josué Abdías y Josué Abraham. . Nacieron con desnutrición, pero gracias al cuidado de sus padres, la vigilancia y apoyo de la comunidad y del Estado, hoy son dos jóvenes saludables. Esto es una muestra de lo que ocurrió en comunidades tan alejadas como Hanaq, Chuquibamba, en Cusco.

“Antes, en las provincias creíamos que el progreso era que llegara el cemento e hiciera carreteras. Ahora sabemos que eso no es lo principal. Lo que nos va a sacar adelante como país es el desarrollo humano”, contó Igidio Suttaraura, padre de los jóvenes.

Ariela Luna, viceministra del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social, consideró que uno de los avances es el enfoque en la familia. "Hemos empezado a ver resultados desde el año 2000. Pero son resultados que se gestaron desde muchos años antes con programas como el promovido por UNICEF llamado “Buen Inicio”. Igidio y su familia son un maravilloso ejemplo de esta estrategia. Una estrategia que nos ha planteado no sólo enfocarnos en el tema de la alimentación sino en todo un paquete que incluye que la familia se involucre, que se trabaje en el crecimiento y desarrollo integral del niño”, sostuvo.

En este contexto se destaca otro problema que afecta especialmente a niñas y niños entre 6 y 35 meses: la Anemia, que en el 2007 afectaba a 57 de cada 100 niños y en el 2018 a 43 de cada 100. A diferencia de la desnutrición crónica, el avance en la lucha contra la anemia es muy lento y modesto. En Puno por ejemplo entre el 2007 y 2018 solo se ha reducido de 78% a 68%, y en Ucayali incluso se ha incrementado de 50% a 56%. El aumento del sobrepeso y la obesidad son otros problemas por atender.