Redacción EC

Oscar Cornetero

El cariño de una madre por sacar adelante a su familia no tiene límites y eso se traduce en el gran esfuerzo y trabajo que muchas veces realiza sin descansar. Por ello, al conmemorarse el , presentamos la historia de dos valientes mamás empresarias quienes, con el pasar de los años, han ido perfeccionando su negocio, logrando así la venta de sus productos en el mercado nacional y del extranjero.

MIRA: Segundo Día de la Madre en pandemia: cuatro mujeres que no descansan ni en su día

Una de ellas es María Gosalvez Postigo (58), natural de Puerto Maldonado (Madre de Dios). Madre soltera y junto a sus tres hijos ha sabido hacer de las castañas un gran negocio que además de ayudarlos económicamente ha servido para alimentar con productos ricos en nutrientes y proteínas a las personas de su localidad, sobre todo, durante la etapa de la pandemia por el coronavirus.

En una entrevista nos cuenta que creció junto a sus diez hermanos observando a sus padres trabajar en la recolección de castañas de las cuales se extraía el aceite y otros derivados como la harina. Este fue el primer paso para emprender su negocio que actualmente administra.

Doña María ha sacado adelante a sus hijos 3 hijos con quienes celebrará su día este domingo, además de su señora madre que tiene 96 años a quien considera como una persona lúcida, activa y alegre y cuyo secreto para mantenerse en perfecto estado de salud ha sido el consumo de las castañas.

Pero, su historia en su negocio se remonta hace 68 años atrás cuando sus padres llegaron desde Bolivia y se instalaron en Madre de Dios. Su padre se dedicaba a la recolección de castañas; mientras que su mamá partía y pelaba estos frutos para luego iniciar con el proceso de extracción del aceite, todo se hacía de manera artesanal. En esa época la señora María tenía 8 años de edad.

Con el pasar del tiempo y con gran esfuerzo doña María puso su restaurante de comida amazónica y uno de sus ingredientes principales -de sus platos típicos- fue el ají de castaña, una mezcla entre aceite de este alimento combinado con ají. Esta fue una de las enseñanzas que heredó de su madre.

“Un día nos visitaron un grupo de señores que vinieron a almorzar y dentro de ellos hubo un joven que se interesó por el ají de castaña. Yo le decía que era un producto con historia y me dijo por qué no lo comercializaba. Le respondí, ¿Quién va a comprar? Además, eso es para comerlo en el momento”, indica.

Esta persona era del Centro de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica que forma parte del Instituto Tecnológico de la Producción (ITP), organismo adscrito al Ministerio de la Producción (Produce). Es así que mediante el (Citeproducitivo Madre de Dios) pudo recibir asesoría técnica donde le ayudaron a mejorar su producto que en ese momento solo era ají de castaña. Era el año 2018.

Finalmente, el 23 de noviembre pudo formalizar su emprendimiento al cual bautizó como “De la Abu su secreto”, donde ahora no solamente ofrecen el ají de castaña sino también el aceite y harina de este alimento.

Pero no todo fue alegría para doña María, pues, entre lágrimas contó que cuando llegó la pandemia su economía se vio afectada enormemente y sus productos no se vendían. Aprovechó esta situación para donar sus alimentos a las personas más vulnerables como niños y ancianos para que gracias a los nutrientes y vitaminas de la harina de castaña puedan reforzar sus defensas.

“La pandemia nos afectó mucho, tuvimos muchos sueños frustrados, porque es un emprendimiento nuevo y de historia con asesoría de mis padres en esa época y que lo hemos venido mejorando (…) Pero con mis hijos decidimos apoyar a la gente, donar a a las comunidades la harina porque tiene muchas proteínas y ayuda a subir las defensas”, señaló.

La empresaria destaca que la harina de castaña tiene muchas proteínas y sirve para las personas que tienen diabetes, y aumentar las defensas de los niños y ancianos. Mientras que el aceite contiene Omega 9 y Omega 6, y es rico en nutrientes.

En el Día de la Madre, María Gosalvez indica que su mejor regalo en esta fecha es el reconocimiento de su familia y el apoyo de sus hijos, así como el de las personas que han confiado en su emprendimiento y sus productos.

Ella se despide con una frase que siempre comenta a los jóvenes: “Si tienes un sueño no te quedes dormido, hazlo posible, no importa la edad, lo que importa es que tus sueños se hagan realidad”, sentenció.

VANESA AROSQUIPA CCOA

La segunda historia es la de una joven de 37 años, natural del distrito de José Luis Bustamante y Rivero, en la ciudad de Arequipa, y que además es madre de una niña de 2 años de edad.

Se trata de Vanesa Arosquipa Ccoa, empresaria dedicada al rubro del cuero y calzado. Su especialidad en este negocio familiar es el de la confección de zapatos para damas los cuales vende en toda la zona sur del país y en países como Bolivia y Chile.

Hace dos años la señora Vanesa se convirtió en mamá lo cual ha servido para redoblar esfuerzos y continuar en el negocio que con tanto esfuerzo iniciaron sus padres con quienes actualmente trabaja. Ella celebrará el Día de la Madre junto a su pequeña y a su esposo.

“Como tengo una bebe tratamos de organizarnos (en el trabajo) porque yo soy la que administra el negocio. Tratamos de no interferir nuestra vida familiar y de trabajo. Es bien difícil, pero tratamos de sobrellevar las dificultades que se presentan en el camino”, expresó.

Transcurría el año 1998 cuando sus padres de Vanesa ingresaron al mundo del cuero y calzado, a pesar que al inicio no estaban constituidos como una empresa formal dos años más tarde así lo harían con lo cual consolidaron lo que actualmente lleva por nombre “Creaciones Alondra’s”.

“Yo soy la segunda generación de mi empresa con diferentes emprendimientos. Nos hemos preparado en el camino, nuestro negocio lo iniciaron mis padres sin saber nada”, dijo.

Pero la historia de esta empresaria empezó a los 15 años cuando -según indica- empezó a participar de este negocio debido a la necesidad económica que atravesaba su familia. Al inicio para una adolescente esto fue un reto debido a que tenía que conocer los materiales y responsabilidades para apoyar a su familia.

Con el tiempo pudo contar con su propio taller de calzado que poco a poco ha ido creciendo pasando desde la fabricación era artesanal hasta la adquisición de máquinas propias. Desde su microempresa también dan trabajo a diez personas.

“Al inicio nos engañaban con los materiales porque hay distintos tipos de cueros, para varón, para dama, pero de todo eso hemos aprendido. Algunos te vendían otra cosa, pero en el camino se va aprendiendo y reconociendo el material”, indicó.

El negocio de Creaciones Alondra’s está dedicado a la elaboración y distribución de calzado a lugares como Cusco, Arequipa, Juliaca, Puno, Desaguadero y en el exterior a países como Bolivia y Chile desde hace 10 años atrás.

La señora Vanesa quien también cuenta con una maestría en administración señala que para ver los resultados actuales contó con el apoyo del Centro de Innovación Productiva y Transferencia Tecnológica (CiteCcal Arequipa) desde el 2015. Con las asesorías pudo conocer de manera más explícita la productividad en el sector calzado, en los costos y calidad.

Desde el 2017 al 2019 comenzó a importar maquinarias para la elaboración de calzados para fortalecer la producción con conocimientos más técnicos. Esto sumado a la participación en varias ferias donde los emprendedores muestran sus productos le ha ayudado a que su marca sea conocida.

Pero uno de los momentos más duros que también atravesó fue cuando llegó la pandemia del COVID-19 lo cual hizo que la producción de calzado se recudiera a un 50%. Lo mismo ocurrió con las exportaciones que disminuyeron en un 60%, pero pese a ello indica que las ganas y la esperanza de salir adelante estuvieron en todo momento.

La empresaria comenta que el mejor regalo que ha podido tener es convertirse en madre y tener con salud a su pequeña hija. Asimismo, su único deseo es que las madres del país puedan sacar fuerzas de donde no las hay a pesar de la época dura que atraviesa el país.

“No perdamos nunca las esperanzas de seguir adelante, seguir emprendiendo y que sigamos soñando en grande”, finalizó.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

VIDEO RECOMENDADO

Hipódromo de Monterrico: Jinete falleció al caer de caballo durante carrera
Juan Eugenio Enríquez, jinete peruano ganador del título latinoamericano en 2014, falleció este viernes tras caer de su caballo durante carrera en Hipódromo de Monterrico. (Fuente: América TV)

TE PUEDE INTERESAR