La guardia costera de EEUU continúa la inspección del MSC Cayane (Foto: AFP)
La guardia costera de EEUU continúa la inspección del MSC Cayane (Foto: AFP)
Enrique Vera

En la Packer Marine Terminal de Filadelfia, , permanece encallado el buque de carga , de bandera liberiana, que pasó por el Perú y donde el lunes último se incautaron 16,5 toneladas de clorhidrato de cocaína.

► 

Hasta el momento esa es la cantidad de droga que la guardia costera estadounidense ha encontrado en siete de los contenedores que estaban en el buque. El fiscal estadounidense William McSwain estimó el valor del cargamento en unos US$1.000 millones. Sin embargo, las autoridades federales creen que, en el curso de las inspecciones a los demás contenedores, podría aumentar incluso en 30 toneladas más.

Los primeros arrestos en torno al decomiso fueron contra los tripulantes Ivan Durasevic y Fonofaavae Tiasaga. Según se informó, la guardia costera estadounidense halló restos de cocaína en las manos de Durasevic durante las pesquisas. Al ser interrogado, este dijo que recibió US$50 mil por ayudar a cargar fardos de cocaína desde 14 embarcaciones que llegaron al buque poco después de que zarpó del Perú camino a Panamá.

Antes de llegar al puerto del Callao, el 23 de mayo pasado, el MSC Gayane, propiedad de la Mediterranean Shipping Co., hizo paradas en el puerto de Concepción (Chile) y en el puerto de Buenaventura (Colombia). En el Perú, el buque permaneció 21 horas y partió el 24 de mayo rumbo al puerto Cristóbal (Panamá), a donde llegó el 9 de junio. Luego encalló en el puerto de Freeport (Bahamas) el 13 de junio y, cuatro días después, en el puerto de la terminal marítima de Packer Avenue, río Delaware, en el sur de Filadelfia.

Pero Estados Unidos era solo otra escala en el itinerario del MSC Gayane. De allí, el buque iba a enrumbar a Francia, Holanda y su destino final era el puerto de Amberes, en Bélgica, según las pesquisas fiscales que se desarrollan en Estados Unidos.

Se trata de la segunda incautación más grande de droga en el país norteamericano. Solo la supera una de 21 toneladas en Los Ángeles, hace casi 30 años.

Fuentes de inteligencia de la Dirección Nacional Antidrogas (Dirandro) no creen posible que el total de la droga haya sido colocado vía preñado de contenedores en el puerto del Callao, pues no se trata de un volumen promedio que las mafias intenten enviar desde el Perú.

Sin embargo, no descartaron que una parte del cargamento haya salido de esa forma o por la modalidad denominada ‘hormiga’, es decir, pequeñas embarcaciones que no registran su zarpe y llevan la mercadería ilegal a un buque principal en alta mar.

Los agentes antidrogas indicaron que las mafias colombianas dominan el tráfico ilícito de drogas en Latinoamérica y que esas organizaciones criminales son las que envían volúmenes como el decomisado el lunes en Estados Unidos. Ello debido a que Colombia no realiza actualmente erradicaciones de hoja de coca y por eso se ha generado una sobreproducción de clorhidrato de cocaína en ese país.

El Comercio intentó obtener información de la Marina de Guerra en torno al desplazamiento del MSC Gayane por el mar peruano y cómo se habrían producido aquí los embarques de droga, pero hasta ahora no se ha emitido información oficial.

El trayecto del barco (Fuente: DEA)
El trayecto del barco (Fuente: DEA)

–Otra incautación–
La madrugada de ayer, agentes de la Dirandro decomisaron, en el puerto del Callao, una tonelada de clorhidrato de cocaína distribuida en paquetes tipo ladrillo.

Según las primeras pesquisas, este hallazgo no tiene relación con la droga detectada el lunes último en Filadelfia. Pero debido al modo de empaquetamiento y a particularidades del contenido, este cargamento sería propiedad de la mafia que el pasado 24 de abril intentó enviar más de dos toneladas de cocaína del Callao a Bélgica.

Los ladrillos de cocaína habían sido camuflados en los contenedores de una nave denominada Carlotta, de bandera liberiana, procedente de Chile y cuyo itinerario seguía por el Callao, Panamá y Bélgica.

Las características y la ruta de este buque intervenido en abril son similares, no obstante, a las del carguero inspeccionado en Estados Unidos.

Síguenos en Twitter como