Módulos Temas Día

Más en Perú

“La gente joven necesita capacidades emocionales”

El subsecretario general de las Naciones Unidas, Dereje Wordofa, sostiene que una educación amplia y transparente permitiría que los jóvenes aporten social y económicamente en sus sociedades

“La gente joven necesita capacidades emocionales”

Wordofa participa en la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo. (Foto: Alessandro Currarino)

Alessandro Currarino)

Dereje Wordofa, quien es director ejecutivo adjunto del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA, por sus siglas en inglés), participa en la Tercera Reunión de la Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe, que se clausurará este viernes en Lima y donde se discuten los avances en la implementación del Consenso de Montevideo. El Comercio conversó con él acerca del rol de la juventud en los próximos años, la educación y las políticas públicas.


— ¿Cuál es el rol de los jóvenes dentro de su comunidad?

Si existe una apropiada inversión en su bienestar y salud, los jóvenes podrán contribuir positivamente en áreas en las que han sido capacitados; por ejemplo, si ha recibido un entrenamiento deportivo, jugará luego un rol muy importante en el fortalecimiento del bienestar de la juventud de su propia comunidad en esa materia.


— Un ejemplo que también se puede trasladar a actividades económicas.

Sí, para generar ingresos o crear emprendimientos. El joven contribuye también cuando genera bienes o paga sus impuestos.


— ¿Y en cuestiones de tipo social?


Si a la juventud se le da la oportunidad de jugar un rol trascendente en la reconciliación y en la construcción de la paz, por supuesto que podrá mejorar la seguridad de sus comunidades. Una muestra: el número de jóvenes que son captados por grupos armados se reduciría si la juventud tiene un papel [en el fortalecimiento de la paz]. También pueden asistir en crisis humanitarias.


— Latinoamérica se enfrenta a un proceso de envejecimiento. Se calcula que al año 2050, nuestro continente tendrá más personas mayores de 60 años que jóvenes en edad de trabajar. ¿Cómo se puede enfrentar este cambio generacional?

Las habilidades, el conocimiento y la actitud entre la gente joven debe venir desde diferentes ángulos. Educar en conocimiento específico y técnico sobre computación, matemáticas o física no es suficiente. Ellos necesitan capacidades emocionales para trabajar con grupos de distintas generaciones. Esto solo se consigue si se cuenta con un currículo educativo que fomenta estas habilidades y oportunidades.


— Mencionó la importancia que tiene el currículo educativo. Actualmente, en el Perú un grupo de padres discute su pertinencia al considerar que incluye nociones de lo que ellos llaman ‘ideología de género’. El caso se ha judicializado y el Estado está defendiendo el documento en el sistema judicial. ¿Cómo debe manejar el Gobierno estas diferencias?

Para mejorar cualquier política pública [como el currículo], lo más importante es contar con información, datos e investigación detrás. No se puede elaborar políticas con base en presunciones religiosas, más allá de que los valores son importantes dentro de la sociedad.


— ¿Qué debe considerar el Estado?

En el sistema educativo, los gobiernos deben conocer las habilidades que requieren los niños. La igualdad de género, la inclusión [social], la lucha contra la discriminación debe darse y discutirse en estas primeras etapas de la vida. Que un niño o una niña aprendan sobre su cuerpo y sexualidad es muy importante, ya que el conocimiento que adquiere entre los 10 y 18 años los ayudará siempre. Estas son capacidades de vida que deben adquirirse en la más temprana edad posible.


— Pero hay una brecha generacional. Es decir, tenemos a padres que tienen una visión distinta de lo que deberían aprender o no sus hijos menores.

Los datos y la evidencia deben ser parte del diálogo entre padres de familia, profesores, gobierno, sociedad civil y demás actores. El punto de vista conservador y religioso debe ser abordado, pero primero se debe tener un diálogo transparente y abierto con base en información.


— Con la diversidad cultural y social, ¿ponerse de acuerdo puede resultar imposible?


El Consenso de Montevideo es uno de los mejores ejemplos de cómo se puede llegar a acuerdos inclusivos. Sin embargo, el mayor reto no es tener el documento base, sino implementarlo. Para ello se requiere una articulación; y si existen opiniones diversas, es vital generar una plataforma para tener esa conversación.

Síguenos en Twitter como @PeruECpe

Tags Relacionados:

Naciones Unidas

juventud

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada