Especialistas cuestionan las dos últimas operaciones militares
Especialistas cuestionan las dos últimas operaciones militares
Redacción EC

PIER BARAKAT CHÁVEZ

Una mujer con siete meses de embarazo murió por una bala perdida, durante la intervención que realizó una patrulla de las Fuerzas Armadas, el viernes de la semana pasada, en el pueblo de Uchuy Sihuis, distrito de Tintay Punco, provincia de Tayacaja (Huancavelica). Al día siguiente, en la misma provincia andina, militares y policías rescataron a una mujer con cinco de sus hijos que eran hostigados por narcoterroristas.

“Sospecho que el rescate de esa señora con sus hijos se realizó para encubrir los excesos que se cometieron en el otro pueblo”, declaró ayer a El Comercio el especialista en narcotráfico Jaime Antezana Rivera.

Olinda Martha García Huaroc, de 40 años, murió en su casa. Su hijo, Isaías Pardo García (26), narró que la incursión militar en Uchuy Sihuis empezó a la 1 a.m. y que una bala entró hasta la habitación donde dormía su progenitora.

“Mi madre se sentó en la cama y luego se desplomó. Me acerqué y vi que tenía el cráneo destrozado. Recién a las 5 a.m., cuando se fueron los militares y acabó la balacera, pude salir a contarle a mis vecinos lo que había pasado”, contó el joven, el último lunes en Huancayo, ciudad en la que protestó junto a 50 pobladores de Uchuy Sihuis que calificaron a la incursión militar de abusiva.

Aunque el aseguró en un comunicado oficial que se abrió fuego en el pueblo durante un enfrentamiento con terroristas y que la mujer vivía en una zona alejada al lugar del combate, Antezana sostiene que esto es mentira. “Todo el pueblo dice que los militares entraron por ambos lados de la carretera, disparando a diestra y siniestra”, precisó.

El especialista considera que esta fatídica operación tiene su génesis en una nula labor de inteligencia. “Han tenido información equivocada. Por eso, solo detuvieron a cinco personas que estaban tomando en una cantina y que, según he averiguado, no son narcotraficantes ni terroristas”, precisó.

OPINAN LO MISMO
El analista en narcotráfico y terrorismo Pedro Yaranga Quispe calificó de “fallida” la intervención en Uchuy Sihuis. “[Los militares] han actuado de una forma inadecuada. Para esto se hace inteligencia, se estudia y después se ingresa. Las intervenciones en las que se abre fuego contra el pueblo ya son cosa del pasado”, indicó.

El analista también sospecha que el rescate de la mujer y sus hijos fue una operación para limpiar la imagen de las Fuerzas Armadas. “Me parece que esa acción fue una consecuencia de la muerte de la otra señora”, dijo ayer a El Comercio.

El analista en terrorismo y narcotráfico Rubén Vargas Céspedes también calificó de equivocada la intervención que terminó con la muerte de una mujer. “Las Fuerzas Armadas, y en especial el Ejército, deben entender que para enfrentar al terrorismo no deben intervenir en pueblos a tontas y a ciegas. Si no hay inteligencia, hay daños colaterales”, sostuvo.

Dijo que el Ejército solo debería dar golpes puntuales en base a información de inteligencia.

TAYACAJA: EN LA RUTA DEL NARCOTRÁFICO
El Ejército informó que la provincia de Tayacaja (Huancavelica) se ubica en la ruta que utilizan los narcotraficantes para transportar drogas hacia Brasil y la costa peruana.

El general de brigada EP Marino Ambía Vivanco, jefe de la Trigésima Primera Brigada de Infantería, precisó que los distritos de Huachocolpa, Tintay Puncu y Surcubamba —todos de Tayacaja— son recorridos por mochileros que transportan droga proveniente del valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (Vraem) y Satipo.

El general de división EP Leonardo Longa López, jefe del Comando Especial Vraem, agregó que en la margen izquierda del río Mantaro, en específico en los centros poblados de Huamancayo, Carrizal y La Libertad, aún operan grupos terroristas.

Por ello, ambos mandos militares aseguraron que se continuará realizando en esta zona el patrullaje combinado entre agentes del Ejército y la Policía Nacional del Perú.

El suboficial EP Jonás de la Cruz, quien participó en el rescate de la pobladora Nicolasa Montero Estrada y sus cinco hijos, en el pueblo de Carrizal (Tayacaja), calcula que el 80% de las personas que habitan en pequeños centros poblados de esta provincia andina son hostigadas y obligadas a apoyar a columnas de narcoterroristas.

NIEGAN PRESENCIA TERRORISTA
“En estos pueblos no hay terroristas; somos campesinos que vivimos de la agricultura y tampoco somos colaboradores de senderistas, tal como lo afirma el Ejército”, declaró ayer José Alberto Chávez Hinostroza (29), secretario general de la junta directiva de la comunidad de Uchuy Sihuis. Lo mismo dijeron Raúl Estaya, secretario de las rondas campesinas, y Justo Torres, juez de paz de este pueblo.

PRECISIONES
MÁS AFECTADOS

Durante la incursión en Uchuy Sihuis, en la que murió una gestante, también quedaron heridos de bala dos pobladores. 
DETENIDOS
Michael Mendoza Méndez, Constantino Ureta Rojas, Rigoberto Aroné Reginaldo, José Chávez Hinostroza y Franco Nelzon Arone Aliaga fueron capturados durante la balacera en Uchuy Sihuis. Las Fuerzas Armadas indican que son presuntos terroristas.
EL RESCATE
Nicolasa Montero Estrada (37) y cinco de sus hijos, quienes eran hostilizados por narcoterroristas, fueron rescatados por el Ejército el sábado pasado en Tayacaja.