Luis García Bendezú

La policía y el Ministerio Público siguen investigando la violación de una niña de tres años perpetrada el lunes último en Chincha Alta (Ica). Según los familiares de la menor, la agresión sexual ocurrió en la Institución Educativa Inicial N°243 Esperanza Carrillo de Peschiera, a cargo de la Unidad de Gestión Educativa Local (UGEL) de Chincha.

Hasta la tarde del miércoles, tres trabajadores del plantel eran investigados por el crimen, pero ninguno estaba detenido. Según supo El Comercio, la policía interrogó el martes a todos los empleados del colegio. Y hoy, los peritos de la fiscalía acudieron al colegio y a la casa de la menor para realizar pruebas con luminol, un reactivo químico que detecta rastros de sangre en escenarios de un crimen.

Las autoridades no descartan que la violación haya ocurrido fuera del plantel. Según contó la profesora que estuvo a cargo de la niña, ella fue entregada sana a sus tíos en la tarde del lunes. 

—Reciben atención—
La directora regional de Educación de Ica, María Victoria Madrid, informó a este Diario que se ha dado atención psicológica a los padres de la menor violentada. Además, se han dictado talleres socioemocionales al resto de padres de familia para que no dejen de enviar a sus hijos al colegio.

Asimismo, la funcionaria señaló que se está coordinando con los padres de familia para reforzar la seguridad en los colegios mediante brigadas escolares. "Hemos emitido una directiva para que los padres, a través de voluntariados, puedan vigilar tanto el ingreso como la salida de los niños. Estamos trabajando en esa organización", contó Madrid. 

Por su parte, la Defensoría del Pueblo emitió hoy un comunicado para demandar a la policía y al Ministerio Público que investiguen con celeridad este caso de violación. "La Oficina Defensorial de Ica solicitó al personal del Hospital San José de Chincha realizar los exámenes médicos a la menor y brindarle tratamiento para la recuperación de su salud física y psicológica", añadió la Defensoría. 

TAGS RELACIONADOS