El INIA en el marco del Día del Investigador Agropecuario presentó nuevas variedades de maíz amarillo y frijolde alto rendimiento productivo y calidad genética que impulsarán el desarrollo de la agricultura familiar e intensiva. (Foto: INIA)
El INIA en el marco del Día del Investigador Agropecuario presentó nuevas variedades de maíz amarillo y frijolde alto rendimiento productivo y calidad genética que impulsarán el desarrollo de la agricultura familiar e intensiva. (Foto: INIA)
Redacción EC

Dos nuevas variedades de cultivos de maíz amarillo y frijol de alto rendimiento productivo y calidad genética que impulsarán el desarrollo de la agricultura familiar e intensiva pusieron a disposición de pequeños y medianos agricultores el .

El INIA 624 - Killu Suk, es una nueva variedad de maíz amarillo duro que, a diferencia de las demás, llega a producir hasta 8 toneladas por hectárea, se adapta a suelos de selva alta y baja, es tolerante a enfermedades foliares y ofrece granos de buena calidad, ideal para la industria avícola y porcícola.

VIDEO RECOMENDADO

Iquitos: aeropuerto recibió gran número de pasajeros desde la madrugada

Este producto, generado en la Estación Experimental Agraria El Porvenir, San Martín del INIA-Minagri, potenciará la productividad de más de 199 mil hectáreas de cultivo y mejorará la economía de aproximadamente 150 mil agricultores ubicados en las regiones de San Martín, Amazonas, Loreto, Madre de Dios, Huánuco y Ucayali.

Otro de los cultivares desarrollados es el INIA 439 Costacen, nueva variedad de frijol que, por su calidad genética, puede producir hasta 3.5 toneladas por hectárea, es resistente al virus del mosaico común, tiene mejor presentación de grano por su color amarillo medianamente intenso y es mucho más precoz que el Canario Camanejo.

El INIA 624 - Killu Suk, es una nueva variedad de maíz amarillo duro que, a diferencia de las demás, llega a producir hasta 8 toneladas por hectárea. (Foto INIA)
El INIA 624 - Killu Suk, es una nueva variedad de maíz amarillo duro que, a diferencia de las demás, llega a producir hasta 8 toneladas por hectárea. (Foto INIA)

Esta variedad, desarrollada en la Estación Experimental Agraria Donoso, Huaral del INIA-Minagri, beneficiará la economía de más de 15 mil agricultores de toda la costa central del Perú. Sin embargo, debido a su amplia adaptabilidad, puede producirse en otros valles de la costa y sierra del país.

El jefe del INIA, Jorge Luis Maicelo, tras destacar que hoy se celebra el Día del Investigador Agropecuario, señaló que a través de estos cultivares buscan generar estrategias para impulsar la actividad agraria de estas regiones. “Brindamos tecnologías que mejoren la calidad de los cultivos”, precisó.

De otro lado, se aprobó el Reglamento de Propiedad Intelectual del INIA que permitirá reconocer el esfuerzo que realiza la entidad, a través de sus investigadores, en el desarrollo de diversas tecnologías y material científico para mejorar e incrementar la producción agropecuaria.

Con ello, buscan asegurar que el conocimiento científico y las tecnologías generadas por los investigadores y colaboradores sean utilizados de manera adecuada para beneficiar a la sociedad, además de incrementar la generación de paquetes tecnológicos en favor del agricultor.


TAGS RELACIONADOS