Junior Meza

Desde hace dos años, los alumnos del nido Niño Jesús de Praga Nº 1123, ubicado en el distrito de El Tambo, en Huancayo, región Junín, tienen que mudarse cada cierto tiempo de local para recibir sus clases. Ellos han tenido que asistir a un restaurante, un hospedaje e incluso la azotea de una casa para poder estudiar.

Inicialmente, esta institución funcionaba como Programa No Estandarizado de Educación Inicial (Pronoei) del Ministerio de Educación (Minedu), y debido a que fue creciendo, los propietarios de la Cooperativa Covica cedieron en el 2015 un terreno de unos mil metros cuadrados para la construcción del plantel.

Ese mismo año, mediante la Resolución Directoral 03162-2015/DREJ, se creó oficialmente el centro educativo. En ese entonces, las autoridades locales se comprometieron con la edificación del plantel, sin que se haya concretado hasta la fecha.

Según cuenta Roxana López Peña, presidenta de Apafa del jardín Niño Jesús de Praga, hace unos años ellos podían asumir los gastos de los servicios básicos y del local en el sector de Covica, donde antes funcionaba el nido para niños de 3, 4 y 5 años de edad.

"Cuando ya no podíamos más y vimos que los padres estaban retirando a sus hijos, se nos hizo imposible seguir solventando los gastos. Ahí fue cuando una madre de familia prestó su casa. Después de casi tres meses, nos retiramos y así cada padre de familia apoyaba mientras podía", dijo López Peña.

Cuando ya no pudieron lograr que les cedan un espacio en las viviendas para que la única maestra y directora del plantel, Emily Barca, dictara las lecciones a los 15 niños, Roxana, de manera voluntaria, decidió compartir los ambientes de su restaurante Sunni.

Allí aprovechaban las mañanas para que los niños puedan recibir sus clases antes de que llegaran los comensales. "En el hospedaje hemos estado como tres o cuatro meses. La persona que nos alquibla era muy buena, pero siempre existía el temor que vaya a pasar algo a nuestros hijos. A veces nos turnábamos para el cuidado", agregó Roxana.

Ella dijo que debido a esos motivos salieron del hospedaje y una madre de familia prestó la azotea de su casa, donde dieron las clases hasta el último lunes. Este martes, ellos tuvieron que pasar a otra vivienda.

A través de un comunicado, el Minedu dijo que esta institución educativa cuenta con un proceso de atención por parte del Pronied, que destinará un módulo educativo con características especiales, de acuerdo con la norma pedagógica, para que los niños puedan tener un adecuado ambiente escolar.

"Este proceso de instalación tuvo un retraso debido a que no se contaba con módulos educativos disponibles, debiendo esperar unidades provenientes de colegios cuyas obras ya fueron finalizadas", explicaron.

Representantes del Pronied, de la Dirección Regional de Educación de Junín, de la Municipalidad Distrital de El Tambo, junto a representantes de los padres de familia y a la directora, tuvieron hoy una reunión que terminó con la firma de un acta que garantiza la cesión del terreno para este colegio.

Con ello, la instalación del módulo educativo empezará este jueves 25 de octubre. El Pronied, en un plazo de 20 días, entregará este módulo educativo listo para ser utilizado por los estudiantes. Mientras tanto, los niños serán reubicados temporalmente en la institución educativa N°30225 La Alborada.

Agregaron que son los gobiernos regionales los que tienen la responsabilidad de la administración de los centros educativos. 

Síguenos en Twitter como

TAGS RELACIONADOS