Redacción EC

Un nutrido grupo de pobladores de La Oroya golpeó a un anciano identificado con el nombre de Armando Minaya, quien fue acusado de tratar de tocar a una niña de siete años de edad.

"Me están acusando de haber tenido relaciones pero ni la he tocado a la chica", manifestó el hombre en su defensa.

Las imágenes de "América Noticias" muestran cómo los indignados vecinos persiguen  a la unidad policial que trasladó al acusado rumbo a la comisaría. Su objetivo era seguir golpeándolo.

Madres de familia de la zona afirman que el supuesto depravado también tocó a otras mujeres de la zona. La Policía Nacional del Perú deberá realizar las investigaciones del caso.