Módulos Temas Día
Módulos Tomas de Canal

Caen 23 integrantes de la organización criminal El Nuevo Dragón Rojo

Según el Ministerio del Interior, grupo delictivo utilizaba sindicatos de construcción civil como fachadas para extorsionar en las provincias de Chepén, Pacasmayo y Trujillo

La Policía Nacional capturó la madrugada de este martes a 23 presuntos integrantes de El Nuevo Dragón Rojo, organización criminal que según las investigaciones utilizaba sindicatos de construcción civil para realizar el cobro de cupos y el tráfico de terrenos en la región La Libertad.

El grupo criminal operaba en esta región del país desde 2015 y se dedicaba a la extorsión, la usurpación agravada de terrenos y la tenencia ilegal de armas de fuego. Entre los detenidos también figuran un menor de 14 años y una adolescente de 17.

La megaoperación se desarrolló simultáneamente en las provincias de Ascope, Pacasmayo y Trujillo, y en las ciudades de Chiclayo (Lambayeque) y Chimbote (Áncash).

Entre los 23 detenidos se encuentra el cabecilla de la organización, Jesús Rugly Cabanillas Serrano. De acuerdo con las investigaciones policiales, entre los hombres de confianza de este sujeto figuraban remanentes de la organización criminal Dragón Rojo, desarticulada parcialmente en noviembre del 2015. Por entonces estaba dirigida por Pedro Pablo Pairazamán Alcántara.

Pese al golpe propinado por las fuerzas del orden a fines de 2015, algunos de sus miembros quedaron en libertad. Jesús Rugly Cabanillas –según la PNP– fue el encargado de recomponer su estructura para mantener el control en las provincias de Pacasmayo, Ascope y Trujillo.

Fuentes encargadas de las investigaciones indicaron a El Comercio que el cabecilla de la organización coordinaba acciones con dirigentes de los sindicatos de trabajadores de construcción civil para realizar el cobro de cupos y el tráfico de terrenos. “En ese perfil encajaba justamente Billy Abanto Cahuaza, alias ‘Billy’, secretario general adjunto de dicho gremio en San Pedro de Lloc que también fue detenido”, añadieron.

También fue capturado Juan de la Rosa Arana Zeña, presidente de uno los sindicatos de construcción civil involucrados en las investigaciones.

Los otros detenidos son Elías Américo Aponte Chávez, Yerson Bryan Balareta Abanto, Percy Aladino Bustamante Rodrigo, Junior Esteban Alejo Araujo, Elmer Iván Tirado Julón, Jheremy Abner Vargas Anhuamán, Jhordy Andrey Becerra Placencia y Lucas Alberto Alcántara Altamirano.

A ellos se suman Jorge Santos Vidal Rodríguez, Julio César Vásquez Gordillo, Luciano Vladimir Bustamante Huangal, Breiter Bonieck Bejarano Sandoval, Segundo Jorge Rojas Delgado, Nicolás Enrique Nomerto Salazar, Judith Rosmery Ullón Mejía, Víctor Hugo Rocal Castillo y la retención de dos menores de 14 y 17 años.

-Así operaban-

Al frente de la megaoperación estuvo la División de investigaciones de Alta Complejidad (Diviac). De la intervención participaron más de 300 agentes policiales, con apoyo de 34 fiscales especializados en crimen organizado. Las fuerzas del orden allanaron 32 inmuebles y una celda en el penal Cambio Puente de Chimbote.

Como resultado de las investigaciones, la PNP pudo confirmar que el cabecilla y sus principales colaboradores transmitían las órdenes para desarrollar sus actividades ilícitas a través del hilo telefónico o por intermedio de familiares directos, quienes acudían al penal donde purga condena un lugarteniente.

Las autoridades aseguran que El Nuevo Dragón Rojo ejecutaba llamadas extorsivas contra empresarios dedicados a las actividades de construcción. El dinero recibido por el cobro de cupos o de trabajo era depositado en distintas cuentas bancarias, cuyos propietarios eran colaboradores.

Una vez que sus víctimas cedían ante las presiones de los delincuentes, estos se entrevistaban con los dueños de los negocios para ofrecerles seguridad o ‘chalequeo’. Si ponían resistencia, eran sometidos a amenazas de muerte o incluso sufrían atentados contra sus inmuebles o la propia vida.

-Los agraviados-

Algunas de sus víctimas fueron los propietarios de cebicherías, restaurantes y empresas dedicadas a la construcción.

Además, parte de sus actividades ilícitas incluía la usurpación de terrenos abandonados para luego ofrecerlos al mejor postor. Esta venta se hacía mediante el pago directo a favor de los integrantes de la organización criminal.

El Nuevo Dragón Rojo cometía también asaltos con arma de fuego contra propietarios de grifos, restaurantes, estaciones de servicio y dueños de fundos.

Síguenos en Twitter como @PeruECpe

Tags Relacionados:

La Libertad


Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos

Mantente siempre informado y disfruta de cientos de beneficios exclusivos del CLUB EL COMERCIO

¡SÉ PARTE DEL CLUB EL COMERCIO!

SUSCRÍBETE AQUÍ