Módulos Temas Día

La guerra de bandas que podría desatar 'Gringasho' en Trujillo

Qué amenazas acechan a Trujillo debido a la excarcelación de Alexander Pérez Gutiérrez, ‘Gringasho’, quien dejó ayer el penal Ancón II

Cuando Alexander Pérez Gutiérrez, ‘Gringasho’, fue sindicado por la policía como el asesino de una embarazada de 19 años, en La Libertad, el entonces jefe de la División de Investigación Criminal y Apoyo a la Justicia (Divicaj) de Trujillo, coronel PNP José Honores, contó que cuando el sicario tenía 12 años, “lejos de reunirse con los amigos del colegio prefería andar con los más avezados delincuentes de su barrio, para aprender los secretos del hampa”.

Honores añadió en aquel año 2010 que ‘Gringasho’, entonces un quinceañero, era un peligro para la sociedad por ser un tipo sin remordimientos y con mucha sangre fría para jalar el gatillo. El oficial no se equivocó.

Siete años después de la premonición del oficial Honores, la anunciada excarcelación de ‘Gringasho’ ha generado preocupación en las autoridades y la población de Trujillo.

¿Por qué las alarmas se han encendido en La Libertad?
Ante las cuestiones sobre el peligro en Trujillo por la posible presencia de Alexander Pérez Gutiérrez, ahora de 22 años de edad, la primera respuesta la ensaya el alcalde de El Porvenir, distrito donde ‘Gringasho’ se crió.

“Existen fuertes disputas e intentos de venganza en contra de él de parte de miembros de otras organizaciones criminales como ‘Los Plataneros’, ‘Los Pulpos’ y ‘La Jauría’”, expresó Paul Rodríguez al diario Correo.

El burgomaestre sustenta su tesis en la rivalidad que existe entre la organización criminal que formó a 'Gringasho' y las demás que operan en su distrito y otras localidades de La Libertad. Estas redes delincuenciales se disputan el cobro de cupos –dinero a cambio de seguridad– a transportistas y pequeños, medianos y grandes empresarios.

Gringasho’ fue formado como sicario, según la policía, por su tío materno Roberto Carlos Gutiérrez Guzmán, alias ‘El Soli’, cabecilla de la organización criminal ‘Los Malditos de Río Seco’, actualmente preso por homicidio.

Aprendió a afinar la puntería disparándole a perros callejeros y, de acuerdo a la PNP, los delincuentes mayores le hacían cargar las armas para evitar ser capturados con ellas y, así, responsabilizar de los crímenes a ‘Gringasho’, entonces un menor de edad. Debido a esta condición, él no podía ser procesado por delitos sino por infracciones a la ley penal.

Cuando ‘Gringasho’ era menor de edad, ‘Los Malditos de Río Seco’, ‘Los Pulpos’ y ‘Los Malditos de El Triunfo’ tenían la hegemonía de las extorsiones en Trujillo y entre las tres organizaciones “no chocaban”. Sin embargo, años después el escenario cambiaría y actualmente las grandes bandas criminales han desatado una guerra de cupos.

Agentes de la policía de inteligencia dijeron a El Comercio que además de la rivalidad de 'Gringasho' con estas organizaciones criminales, se suman ‘La Jauría’ y “la decisión del sicario de chocar con gente de ‘Los Pulpos’ y ‘Los Ochenta’, esta última otra sanguinaria banda criminal. “El chibolo no respetó códigos, mató gente y [ahora] le quieren dar vuelta [matar]”, dijo una fuente.

–Ser cabecilla­–
Con su tío materno Roberto Carlos Gutiérrez Guzmán preso, la policía no descarta que ‘Gringasho’ se convierta en el cabecilla y el rostro visible de ‘Los Malditos de Río Seco’. “Es frío, sanguinario, se ganó el respeto [de las otras organizaciones criminales]. Los más probable es que venga y quiera recuperar su apogeo”, expresó la misma fuente policial. Esta es la segunda razón por la que 'Gringasho' es un peligro para Trujillo.

–Formar otra banda­–
Para la policía, tampoco es descabellado pensar que ‘Gringasho’ decida retornar a El Porvenir para organizar su propia red criminal y ser el cabecilla. “Tras las megaoperaciones policiales que se han realizado en los últimos años, las organizaciones criminales buscan reagruparse o formar grupos distintos con integrantes de varias bandas para seguir delinquiendo”, indicó una fuente de la policía de inteligencia en Trujillo.

Gringasho’ quedará en libertad el 23 de noviembre. Un policía recuerda que, a los once años, Alexander Pérez Gutiérrez era “un pájaro frutero” que se dedicaba a arranchar carteras en los mercados de Trujillo.

Su primera detención se produjo en Alto Trujillo, cuando tenía 13 años. A esa edad, lo suyo era robar carros; sin embargo, siempre negaba los cargos que se le imputaban. “Nunca se echaba, negaba todo. Se le atribuyen más de diez asesinatos, pero solo fue sentenciado por dos”, recuerda la fuente.

MÁS DE PERÚ

Tags Relacionados:

Gringasho

Trujillo

Leer comentarios ()

Hoy en portada

Subir
Fotogalerías