Johnny Aurazo

En la Plaza de Armas de Huamachuco, tierra del prócer de la independencia José Faustino Sánchez Carrión, un asta de madera de 42 metros de largo, 175 centímetros de ancho y unas 10 toneladas de peso se planta cada 29 de julio. En la punta del madero, una bandera rojiblanca flamea zigzagueante.

Felipe Reyes, comisario mayor de la parte baja de la localidad andina, explica que la milenaria tradición es conocida como parada del gallardete. Simboliza el pago a la tierra y marca el inicio de la fiesta patronal en honor a la Virgen de la Alta Gracia.

Este año, más de 5.000 campesinos trasladaron el madero de eucalipto desde el caserío de Shangal hasta la Plaza de Armas. Los 12 kilómetros de distancia lo hicieron a pie, a más de 3.200 metros de altura, con la ayuda de 500 metros de soga y, sobre todo, con mucha devoción y fuerza

TAGS RELACIONADOS