Ordenan captura de alcalde acusado de asesinar a su antecesor
Ordenan captura de alcalde acusado de asesinar a su antecesor
Redacción EC

El Juzgado Provincial Mixto de Santiago de Chuco dictó orden de prisión preventiva de 10 meses contra el actual alcalde y candidato a la reelección de la Municipalidad Distrital de Angasmarca, Tomás Parimango Rojas, por ser el presunto autor intelectual del crimen de su antecesor Diógenes Geldres Velásquez.

El magistrado Robert Mendieta Narro creyó conveniente variar la orden de comparecencia restringida que pesaba sobre Parimango por la de prisión preventiva, debido a que consideró que existían los tres presupuestos para ordenar su detención: graves y fundados elementos de convicción de la comisión del delito y la vinculación con el imputado, la pena que se pide supera los cuatro años de prisión, así como peligro de fuga y obstrucción penal.

El principal presupuesto planteado por la fiscal Jhuli Mori León para lograr la orden de prisión preventiva fue el manuscrito que se le encontró al sicario Junior Esparza Hoyos horas después del crimen, en el que Tomás Parimango le ordena responsabilizar del asesinato a un sujeto llamado Elmer Cruz Marchena en caso fuera detenido.

Por ser un caso complejo, la audiencia se desarrolló en y no en Santiago de Chuco. El abogado de la familia de Diógenes Geldres, Juan Valencia Ulloa, recalcó que el móvil del crimen fue “la ambición de Parimango por el poder para beneficiarse económicamente como alcalde”.

La defensa del investigado, el cuestionado juez supernumerario José Manuel Gamboa Cabel, apeló la orden de detención preventiva, por lo que esta deberá ser consentida para que se haga efectiva.

Diógenes Geldres Velásquez fue asesinado el 18 de diciembre de 2012 cuando repartía juguetes por Navidad e inauguraba una obra en el caserío de Colpa Seca, en Angasmarca.

Por este mismo caso también se encuentra detenido Joel Parimango Agripino Carbajal López, yerno de Tomás Parimango y primer regidor de Angasmarca el día que ocurrió el crimen. Por el último se pide 35 años de prisión.