Alcaldes de Laredo y Víctor Larco fueron llevados a una comisaría. La tercera autoridad, el alcalde provincial de Trujillo, José Ruiz, no fue conducido a una dependencia policial.
Alcaldes de Laredo y Víctor Larco fueron llevados a una comisaría. La tercera autoridad, el alcalde provincial de Trujillo, José Ruiz, no fue conducido a una dependencia policial.
Redacción EC

La Policía Nacional intervino la noche del último sábado, durante el toque de queda, a tres alcaldes de Trujillo (La Libertad) que se encontraban dentro de un restaurante de esta ciudad cenando después de participar en una actividad por el Día de la Madre.

Pasadas las 9 de la noche, personal de la prefectura y agentes de la policía se presentaron en el citado local donde José Ruiz (alcalde de la provincia de Trujillo), Miguel Chávez (alcalde del distrito de Laredo) y César Juárez (alcalde del distrito de Víctor Larco) se encontraban junto a otro grupo de personas cenando cuando ya regía el horario de inmovilización social. Estas tres autoridades pertenecen a la agrupación política Alianza para el Progreso (APP).

Producto de la intervención policial, los alcaldes Chávez y Juárez fueron conducidos a la comisaría de Buenos Aires. Otras 22 personas que estaban en este local también terminaron en la mencionada dependencia. Asimismo, se conoció que otro grupo de personas halladas en el local fueron conducidas a la comisaría de Ayacucho.

Al momento de ser intervenido, el alcalde provincial, José Ruiz, solo argumentó que habían acudido a cenar y que ya se retiraba. En su caso, no habría sido llevado a una comisaría.

El alcalde provincial de Trujillo, José Ruiz, se encontraba almorzando en este restaurante de la ciudad norteña. En su caso, no fue trasladado a una dependencia policial.
El alcalde provincial de Trujillo, José Ruiz, se encontraba almorzando en este restaurante de la ciudad norteña. En su caso, no fue trasladado a una dependencia policial.

A lo largo de la pandemia, varias autoridades han sido intervenidas por infringir las normas de bioseguridad en el marco de la pandemia del COVID-19.

El caso más recordado se remonta a mayo del 2020. El alcalde del distrito de Tantará (Huancavelica), Jaime Urbina, se escondió en un ataúd y fingió estar muerto para evitar la intervención de la policía.

En enero del 2020, José Choque, alcalde de Parcona (Ica), fue intervenido junto a su esposa y 13 personas más. Participaban en una reunión social dentro de una vivienda en su jurisdicción.

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más