Rosa Cernaqué está desesperada en la Plaza de Armas de Trujillo: ella y su familia, incluidos unos nueve niños, necesitan regresar a su natal Piura pero no pueden hacerlo porque la carretera está interrumpida por inundaciones tras lluvias y los cupos aéreos gratuitos ofrecidos por la Fuerza Aérea del Perú (FAP) se agotaron para hoy.

Como Rosa y sus familiares decenas de personas forman largas filas en la Plaza de Armas trujillana para regresar a su lugar de origen. Sin embargo, el caos se apodera rápidamente de ellos porque los cupos son limitados y la demanda es grande.

“Ayer se empadronó a cien para Lima y sesenta para Piura, pero para hoy ya no hay nada”, indicó un funcionario de la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) encargado del empadronamiento.

Carlos Luzardo es otro de los afectados. Él es uruguayo pero trabaja en Lima. Llegó a La Libertad para desarrollar un programa social en la localidad andina de Huaranchal, en Otuzco, pero desde el jueves está en Trujillo y no puede retornar a la capital de la República. “Estamos abandonados”, sostuvo.

La desesperación de este grupo de personas se acentúa porque no tiene dinero para comprar alimentos ni dónde dormir. Además, pese a estar en el corazón de la ciudad ninguna autoridad se ha acercado a ellos para ofrecerles ayuda.

“El Ejecutivo y sus ministros nos han engañado con sus aviones”, añadió otro afectado.
El fuerte calor que hace en esta ciudad y las lluvias que se han previsto podrían empeorar aún más la situación de estas personas.