Johnny Aurazo

Al menos 560 viviendas colapsaron tras el desborde de la quebrada de San Ildefonso en el distrito de El Porvenir, provincia de Trujillo (La Libertad), afirmó el alcalde local, Paúl Rodríguez Armas.

La autoridad edil añadió que el huaico dejó también un total de 1.700 viviendas afectadas, de las 3.800 que se ubican en las 58 manzanas alrededor de la quebrada. 

Estas cifras, sin embargo, no incluyen las viviendas afectadas en distritos como Trujillo y Víctor Larco. Tras colapsar la quebrada, el agua ingresó por calles y avenidas de la capital de la primavera, incluido el centro histórico. 

Ante esta situación, el alcalde provincial, Elidio Espinoza, indicó que recién se están evaluando los daños y que en los próximos días se debe empezar la reconstrucción de las zonas afectadas. “Necesitamos el apoyo del gobierno central y la presencia del mismo presidente de la República en Trujillo para salir adelante”, indicó a El Comercio

El mismo pedido hizo el congresista Richard Acuña. “Queremos autoridades que se ensucien los zapatos”, expresó el parlamentario, que lanzó la campaña ElPerúNecesitaAcción, una serie de actividades para apoyar a los damnificados de la emergencia. 

El pedido de ambas autoridades no tardó en llegar y a Trujillo arribaron el premier, Fernando Zavala, y los ministros de Defensa y del Interior, Jorge Nieto y Carlos Basombrío, respectivamente. 

Zavala indicó que el Ejecutivo destinará 800 millones de soles para atender las emergencias en el norte del país, incluida La Libertad. Nieto, por su parte, garantizó la presencia del Ejército Peruano en las zonas de desastre. 

El gobernador regional de La Libertad, Luis Valdez, añadió por su parte que “se ha tendido un puente aéreo” entre Trujillo, Piura, Lambayeque y Lima para ayudar a quienes desean viajar a ambas ciudades. “La Fuerza Área del Perú está habilitando vuelos gratis a las zonas afectadas por las lluvias”, refirió.