Johnny Aurazo

sufrió este lunes una serie de precipitaciones pluviales que volvió a afectar algunas zonas de la ciudad y poner en alerta a la población por la posible activación de las quebradas San Ildefonso, León y San Carlos, que en el 2017, durante , inundaron varios distritos de la capital liberteña.

► 
► 

Tras una moderada lluvia en la madrugada, entre las 8:30 y 10:30 a.m. las calles de la ciudad volvieron a anegarse por la caída de una nueva precipitación pluvial de 3.5 litros por metro cuadrado. En el Centro Histórico de la ciudad y avenidas aledañas se formaron varios puntos críticos por la acumulación de agua y la ausencia de drenes.

En el jirón San Martín y la avenida Miraflores, por donde discurrieron las aguas de la quebrada San Ildefonso en el 2017, los vecinos han colocado decenas de sacos de arena repartidos por la Municipalidad Provincial de Trujillo (MPT) para evitar que el agua ingrese a sus viviendas ante la posible activación de la misma quebrada.

Varios ambientes del hospital resultaron afectados.
Varios ambientes del hospital resultaron afectados.

- Siguen los efectos - 
El Centro de Operaciones de Emergencia Regional (COER) informó durante la mañana que tanto en San Ildefonso, León y San Carlos se presentaban “ligeras” lluvias, pero que ninguna de las tres quebradas presentaba “riesgo de activación”. “Hay que estar atentos”, sostuvo el subgerente de Defensa Civil de la MPT, Víctor Flórez Corbera.

En el distrito de El Porvenir, las lluvias afectaron el hospital Santa Isabel, cuyas salas de parto y emergencia se inundaron debido a la filtración de agua en los techos. “Estamos hablando de una infraestructura de 62 años de antigüedad. El agua, lamentablemente, ingresó por algunos techos de calamina que están en mal estado”, indicó el director del nosocomio, Jorge Ortiz Castillo.

No obstante, el galeno aseguró que el agua no afectó el material quirúrgico del nosocomio y que la atención “continúa de manera normal”.

La MPT, por su parte, informó a la población que las lluvias continuarán hasta la quincena de abril, por lo que se mantiene el “estado de alerta”.