Johnny Aurazo

El 15 de marzo, el distrito trujillano de El Porvenir, en , fue uno de los más afectados luego de haberse activado la quebrada San Ildefonso por la intensa lluvia que cayó en la víspera en la ciudad. Fue el primer huaico de una serie de siete que afectaron a hasta el 20 de marzo.

Un mes después de ese primer huaico, el panorama sigue siendo desolador en el corazón del populoso distrito, conocido también como capital del calzado en el Perú. Si bien el Estado ha iniciado la demolición de las viviendas que quedaron inhabitables, sus propietarios aseguraron que aún no saben dónde serán reubicados. 

Otro problema que impera en El Porvenir es la escasez de agua potable. En algunos sectores la población se abastece del líquido en un solo grifo instalado por Sedalib, empresa encargada del agua potable y alcantarillado en Trujillo. 

A este problema se suma el colapso de la red de alcantarillado. Hay calles inundadas aún por aguas residuales y los niños y ancianos son los más propensos a contraer enfermedades como el dengue. 

Ante esta situación, algunos vecinos se han organizado y hacen ollas comunes. Si bien
los alimentos son donados por la Municipalidad Distrital de El Porvenir, la población exige a las autoridades la inmediata reconstrucción de su distrito.

TAGS RELACIONADOS