Unos 500 moradores de La Pampa y mineros ilegales incendiaron camioneta de la fiscalía de Mazuko y un cuatrimóvil del Ejército. (Foto: Manuel Calloquispe)
Unos 500 moradores de La Pampa y mineros ilegales incendiaron camioneta de la fiscalía de Mazuko y un cuatrimóvil del Ejército. (Foto: Manuel Calloquispe)

Mineros ilegales incendiaron una camioneta de la fiscalía de la localidad de Mazuko y un cuatrimóvil del Ejército en el sector denominado La Pampa (Madre de Dios). Ello, en represalia por la muerte de un minero, ocurrida durante un operativo de interdicción contra la minería ilegal a cargo de la policía y las Fuerzas Armadas. Dos oficiales y cinco soldados de las fuerzas especiales del Ejército están siendo investigados por la muerte del minero.

Según el plan de operaciones de la Dirección de Medio Ambiente de la policía, los mineros ilegales, pese al toque de queda y el estado de emergencia decretado por el Gobierno para frenar el coronavirus, estaban operando en una zona de La Pampa situada a 20 minutos de la vía Interoceánica, sector de amortiguamiento de la Reserva Nacional de Tambopata. La información que manejaban los agentes es que los mineros estaban aprovechando que la policía y las Fuerzas Armadas habían centralizado su personal en la ciudad de Puerto Maldonado para controlar el aislamiento social obligatorio decretado por el Gobierno.

La tarde de ayer, un contingente de la Policía Nacional, al mando del mayor PNP Jesús Tovar Medina, en compañía de la fiscal Karina Garay Tapia, de la Fiscalía Especializada en Medio Ambiente para Asuntos de Minería Ilegal, y personal militar de la Sexta Brigada de Fuerzas Especiales del Fuerte Pachacutec, partieron a la zona.

El informe de la policía da cuenta de que al llegar a una poza donde los mineros ilegales estaban operando, se produjeron disparos de armas de corto y largo alcance. El personal policial y del Ejército respondió al supuesto ataque y así se inició el enfrentamiento. Luego, la policía detuvo a Wilbert Huamán Paucar (44) y encontró el cuerpo sin vida de un hombre, de aproximadamente 20 años, que tenía un orificio de bala en la espalda. La victima vestía short y polo, y no tenía documento de identidad.

Casi a las 6.30 p.m. del mismo día, personal de la Divincri hizo el levantamiento del cadáver. Además, recogió evidencias y casquillos de bala. También, incautó seis fusiles AKM. Cinco soldados y dos oficiales de las Fuerzas Especiales del Fuerte Pachacutec están en investigación.

Respuesta con fuego

Al salir del lugar, la policía y los fiscales fueron increpados por los moradores de La Pampa debido a la muerte del minero. Agentes de la Divincri lograron abandonar la zona, pero el personal de la comisaría de Mazuko y los fiscales no llegaron a sus vehículos. Los moradores y trabajadores mineros, quienes conformaban un grupo de aproximadamente 500 personas, prendieron fuego a la camioneta de la fiscalía y a un cuatrimóvil del Ejército.

En el lugar, testigos dijeron a este Diario que, cuando vieron la llegada del personal militar y policial, corrieron para no ser detenidos, y escucharon disparos. Agregaron que en ese momento las balas habrían caído a dos mineros. Uno huyó herido y otro quedó tendido en el suelo, sostuvieron.

Familiares del minero caído indicaron que su identidad es Luis Michel Avalos Aguilar, de 25 años, natural de Jaén, Cajamarca. Un joven que llego hace dos años a La Pampa para trabajar como minero ilegal. Sus parientes refirieron que mensualmente enviaba remesas de dinero a su madre, quien está enferma en Jaén. Ávalos no registra antecedentes policiales.

El minero detenido, Wilbert Huamán Paucar, sí tiene antecedentes penales por abigeato, hurto agravado, robo agravado con crueldad, y lesiones culposas. La policía investiga si operaba como personal de seguridad para los mineros ilegales, es decir, podría tratarse de uno de los denominador ‘guardianes de la trocha’.

El operativo concluyó con la interdicción de cinco motores, una balsa draga, poleas metálicas, caballetes, mangueras, 35 metros de alfombras y 72 galones de combustible. El valor de todo asciende a un más de un millón y medio de soles.