Más del 50% de niños en Cañaris e Incahuasi están desnutridos
Más del 50% de niños en Cañaris e Incahuasi están desnutridos
Redacción EC

Un reciente informe de la Gerencia Regional de Salud de Lambayeque revela que más de la mitad de los neonatos de los distritos de Incahuasi, Cañaris, Salas y Mórrope tienen serios problemas de desarrollo desde su nacimiento pues sus madres tenían desnutrición crónica durante su embarazo. 
Además, en Incahuasi y Cañaris más del 50 % de niños menores de cinco años tiene desnutrición crónica. Esto tiene como consecuencia una serie de limitaciones que los marcará siempre.
Así de dramático es el problema en estas localidades que son consideradas las más vulnerables pues las condiciones de vida son muy precarias. Los niños menores de cinco años viven en viviendas sin servicios básicos y sus padres no siempre tienen los recursos para proveerles de los alimentos necesarios para su edad. Las cifras de este informe revelan que en Incahuasi (1.315), Cañaris (1.037), Salas (482) y Mórrope (1.240), hay 4.075 niños con desnutrición crónica.
En las dos primeras, ubicadas en las zonas altoandinas y habitadas por pobladores quechuahablantes,  se registran cifras superiores al promedio nacional que  es 33 %. En tanto,  Mórrope y Salas tienen índices que superan el promedio regional que es de 30 %.
Daños irreversibles
Silvia Corrales Ruiz, responsable del Programa Articulado Nutricional, advierte que la desnutrición crónica también ataca a niños de los puertos de Santa Rosa (22,2%) y Monsefú (21,7%) de la provincia de Chiclayo,  pese a que en la zona existe una producción pesquera.
La experta en nutrición asegura que el pobre estado nutricional tiene consecuencias adversas en el desarrollo cognitivo, especialmente si se presenta en la etapa de crecimiento y diferenciación cerebral, cuyo pico máximo se observa en niños de dos años. 
En este período el mal puede ser irreversible y luego se convierte en un problema de salud pública porque afecta el desarrollo infantil temprano.
La malnutrición es un fenómeno que está condicionado por factores sociales asociados con la pobreza, la falta de oportunidades y el nivel de la educación de la madre. 
En terminos generales y hablando del ámbito nacional, 45 de cada 100 niños en la zona rural sufre de desnutrición crónica, mientras que solo 14 de cada 100 niños la padece en la zona urbana. La altitud genera diferencias sustanciales en la prevalencia  de la desnutrición crónica, teniendo los hogares localizados por encima de los 3000  metros una tasa que se aproxima al 50%.