Gran polémica generó la difusión de fotografías en las que se observa a varios integrantes de la Compañía de Bomberos número 27 de ingiriendo licor en pleno local de trabajo.

Las postales, captadas el último domingo, muestra a varios agentes voluntarios sirviéndose la bebida alcohólica y degustando platos de Chancho al palo.

Sebastián Gonzales, comandante de la Compañía de Bomberos de Lambayeque, minimizó lo ocurrido y señaló que se trató de una reunión de confraternidad.

"Lo realizado fue una reunión de confraternidad que, dadas las circunstancias, se ha venido postergando desde el año pasado", indicó a Canal N.

Según el noticiero, en la reunión participaron - entre otros - los capitanes de la Compañía de Bomberos Ever Espinoza, Dayner Mayanga y Segundo Sánchez Rubio, además del jefe de la primera brigada, Nelson Torres.

"Cuando hacemos este tipo de reuniones se deja un personal de servicio. Durante la reunión se ha hecho un brindis y se ha hecho un compromiso con todos los bomberos para que se involucren y sigan asistiendo cotidianamente a las compañías. Eso no tiene nada de malo", justificó Gonzales.