Las autoridades del Ministerio Público y del Poder Judicial destruyeron las rústicas viviendas de un centenar de familias que invadieron desde el pasado abril un terreno de la cárcel de , en el distrito de Picsi.

La diligencia se hizo pacíficamente por disposición del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria. Con la ayuda de maquinaria pesada  se erradicaron los materiales con los que se instalaron las precarias viviendas.

Juan Carrasco, de la Tercera Fiscalía Provincial Penal Corporativa, dijo que el terreno fue invadido inicialmente por un reducido grupo de personas cuyo número luego creció hasta superar más de 100 usurpadores.

Las autoridades confirmaron que el área invadida se ubica dentro del terreno del penal de Chiclayo y está inscrito como un bien inmueble del Gobierno Regional de Lambayeque.

El jefe del Inpe Norte, Henry Cotos, dijo que con el desalojo se despeja el ingreso al recinto penitenciario, porque los invasores se habían ubicado en la vía de acceso más importante al reclusorio.

La autoridad indicó que el próximo año se buscará la autorización de la Municipalidad Distrital de Picsi para concretar la ampliación del penal que alberga más de 3.400 internos que viven en un alarmante hacinamiento.