'La jefa' cambia las joyas por los ositos de peluche
'La jefa' cambia las joyas por los ositos de peluche
Redacción EC

El 30 de setiembre del 2014, se convirtió para la audiencia pública, para las portadas de los diarios y los noticieros televisivos, para los peruanos que no dejaban de buscarla en y , en la jovencita atractiva y polémica apodada ‘La Jefa’. 

El apelativo hacía referencia a su relación sentimental con el suspendido alcalde de , , quien es 28 años, seis meses y 20 días mayor que ella. El noviazgo de escándalo continúa siendo la comidilla del país, tanto por el morbo como por las acusaciones que pesan sobre ellos. Hoy, cuando ambos están recluidos en un recinto penitenciario, acusados de formar parte de una red criminal, la joven pareja de Torres cumple 30 días tras las rejas.

"Un mes desde que se vio a Katiuskha llorando", precisa su abogado, Juan Camino, quien tiene a su cargo la defensa de la administradora de empresas de 26 años, a quien le faltan 17 meses más para cumplir con la prisión preventiva impuesta en su contra.

HILO Y AGUJA

Según los responsables del penal de Chiclayo, la también anfitriona de 1,70 metros de altura pasa sus días en buzo, lejos de las finas prendas de vestir y el maquillaje recargado, pues asiste a clases de danza y sesiones terapia psicológica.

Atrás quedaron los días de fiesta, las noches de despilfarro. Ya no tiene a su alcance los dos kilos de joyas que guardaba en su domicilio, en ese mismo lugar donde encontraron, en maletas, S/.600.000 (en billetes de S/.100 y S/.200), 62 pares de zapatos y 40 casacas de cuero.

Ahora ella misma, en los talleres de manualidades, confecciona carteras y también ositos de peluche. Eso, y las oraciones con los hermanos evangélicos que llegan hasta su celda, la tienen mucho más tranquila.

“Siempre pregunta por Roberto [Torres], en especial sobre su estado de salud. Del proceso de la autoridad no dice nada. Tampoco si pretende casarse con él o tener un hijo. En realidad ella está aferrada a la fe que tiene en Jehová”, dice Camino.

Katiuskha ambién ha logrado acoplarse al grupo de 12 internas con las que comparte celda. Sus compañeras purgan condenas por robo agravado, extorsión y terrorismo, muy distinto a su caso, pues a ella se le imputan delitos como asociación ilícita para delinquir y lavado de activos.

Solo recibe la visita de sus padres y de sus hermanas. Nadie más. Tampoco es que la busquen muchas personas, salvo periodistas que quieren una entrevista exclusiva con ‘La Jefa’. Camino dice que no la dará, y menos a los periodistas que están vapuleando su imagen.  

LEA MÁS EN LA EDICIÓN IMPRESA