Los siete penales del norte están en crisis por exceso de reos
Los siete penales del norte están en crisis por exceso de reos

Los siete penales de la macrorregión norte no solo están en emergencia por el exceso de población (cada uno tiene el triple de su capacidad real), sino también por una crisis de salud pública que se traduce en la existencia de enfermedades altamente contagiosas.

El caso de la cárcel de Chiclayo (Picsi) es el ejemplo más palpable de las condiciones en que viven los internos, quienes duermen en los pasillos, en los baños y en ambientes que antes estaban destinados a talleres de rehabilitación. Además, se registraron casi 100 casos de tuberculosis.

Los establecimientos penitenciarios de Trujillo (La Libertad), con 4.500 internos, y Jaén (Cajamarca), con 380, también figuran como los más hacinados, pues su capacidad inicial fue para albergar a 1.600 y 50 presos, respectivamente.

Según estimaciones de la oficina de la región norte del INPE, las cárceles de la macrorregión tienen capacidad para atender a unos 5.000 reos, pero en los pabellones y las celdas viven 13.349 reclusos, de los cuales 12.748 son hombres y 601 mujeres.