Logran controlar incendios en 4 áreas naturales protegidas
Logran controlar incendios en 4 áreas naturales protegidas
Luis García Bendezú

Aunque todavía hay brasas y fumarolas encendidas, la amenaza del fuego sobre cinco bosques protegidos parece estar retrocediendo. El Servicio Nacional de Áreas Naturales Protegidas por el Estado (Sernanp) informó ayer que se controlaron los en los parques nacionales de Cutervo y Cerros de Amotape, así como en los refugios de vida silvestre de Laquipampa y Udima, en Cajamarca, Lambayeque, Piura y Tumbes.

De acuerdo con Cecilia Cabello, directora de Gestión de Áreas Naturales Protegidas del Sernanp, solo falta controlar el incendio forestal del Bosque de Protección de Pagaibamba, en el distrito de Querocoto, Cajamarca. Ahí se habrían quemado más hectáreas de bosque y es donde el fuego está más próximo a la población.

En total, el Sernanp ha movilizado a 30 guardaparques para mitigar los incendios en sus áreas protegidas. Cabello añadió que, cuando el fuego se apague en las reservas ecológicas, los guardaparques ayudarán en otras zonas amenazadas. 

Pese a que solo sigue ardiendo un bosque protegido, los incendios forestales aún son una amenaza. Según el último reporte del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), actualizado a la 1 p.m. de ayer, había fuego activo en 12 regiones, sobre todo en la costa y sierra norte.

En ese informe se incluyó un incendio reportado ayer por El Comercio en la provincia de Lampa, en Puno. El Indeci, que recalcula varias veces al día los daños, estima ahora que los incendios han destruido 9.430 hectáreas de cobertura vegetal. La mayor parte está en Áncash (6.320 hectáreas) y Cajamarca (más de mil).

–“Un descalabro”—

Sin embargo, el real daño de los incendios forestales no se puede calcular solo por las hectáreas arrasadas. De acuerdo con María Isabel Manta, profesora principal de la Facultad de Ciencias Forestales de la Universidad Agraria La Molina, los bosques que se han destruido en los últimos días son cruciales en la generación de agua y de energía eléctrica para el país.

“Los árboles son como bombas que permiten usar el agua del suelo. Y aunque vengan lluvias, ya no habrá nada que retenga el agua [para su aprovechamiento]. Lo que tenemos es un descalabro ecológico”, dijo Manta a El Comercio. 

La especialista señaló que al país le urge una estrategia para enfrentar estos fenómenos, y que el cambio climático, la deforestación y las malas prácticas agrícolas harán que estos incendios sean cada vez más comunes. 

El martes de esta semana, el ministro de Agricultura, José Hernández, reconoció que el Gobierno no tiene un protocolo para incendios forestales.

—Datos—

El núcleo de un incendio forestal puede alcanzar 600 °C de temperatura explica María Isabel Manta, especialista en el tema.

Seis distritos de Lambayeque y Cajamarca fueron declarados en emergencia por el Gobierno debido a los incendios forestales. 

Lee también: