Redacción EC

KARLA BARDALES FARROÑAY

Belén, el barrio de Iquitos conocido por sus casas flotantes, es un lugar ideal para la incubación del ‘Aedes aegypti’, el mosquito transmisor del dengue. La hembra pone sus decenas de huevos en los charcos que se forman tras la lluvia y en el agua que los pobladores deben almacenar por no tener acceso al agua potable. 

Martín Clendenes, coordinador nacional de enfermedades metaxénicas del , señala que Loreto encabeza la lista de regiones afectadas por este mal. 
 
“Hasta la semana pasada, son 6.500 los casos de dengue registrados en todo el país. En Loreto ya se atendió a 2.600 con los síntomas de esta enfermedad”, aseguró Clendenes.
 
Lo que convierte a Belén en un peligroso foco del dengue es que sus pobladores siguen viviendo en casas que flotan sobre el río en época de lluvia, pero que no tienen acceso a la red de agua potable. 
 
En el 2010, una mortal cepa del dengue llegó a Iquitos: 24 personas murieron por el virus conocido por los científicos como asiático-americano o dengue tipo II. El brote llegó afectar a Ucayali, Madre de Dios, Amazonas  y Piura.
 
Los hospitales de Iquitos atendieron a 25 mil personas con fiebre, dolor muscular y escalofríos, principales síntomas de la enfermedad, según cifras oficiales de la Dirección Regional de Salud (Diresa) Loreto. 
 
Hoy la lección parece estar aprendida. Desde el 2012, la mortalidad por dengue disminuyó progresivamente en el país, y en lo que va del 2014 solo se ha registrado una persona muerta por la enfermedad, y fue en Piura.
 
“Las zonas bajas de Belén siempre son nuestra preocupación. La carencia de servicios hace que su población sea más vulnerable”, aseguró Miguel Rodríguez, director de la Diresa. Según dijo, hubo un aumento de los casos las dos primeras semanas de febrero debido a la crecida de los ríos. 
 
Los funcionarios de Salud iniciaron campañas de fumigación y de recojo de objetos inservibles para evitar la propagación del peligroso mosquito.

TAGS RELACIONADOS