El supervisa las acciones tomadas por la empresa, frente a un derrame de petróleo ocurrido el 30 de junio en el Tramo I del Oleoducto Norperuano, en la localidad de Cuninico, distrito de Urarinas, provincia y departamento de Loreto.

Fue aproximadamente a 2,8 kilómetros al oeste del cruce del oleoducto con el río Cuninico.

Las acciones de Petroperú incluyen la colocación de dos tapones de contención para evitar que el hidrocarburo derramado fluya al río Cuninico (afluente del Marañón), la recuperación del petróleo crudo, la dotación de agua y alimentos a la comunidad nativa de Cuninico, así como el despliegue de personal para brindar atención médica.

El 5 de julio, el OEFA y la Fiscalía Especializada en Materia Ambiental recorrieron la zona del derrame, la cual se extiende desde el punto del derrame hasta 700 metros en dirección este hacia al río Cuninico y tiene una superficie de más de 2 hectáreas (20.000 metros cuadrados) aproximadamente. Para ello, se contó con la presencia de representantes de Petroperú y del apu de la comunidad nativa de Cuninico.

Aún no se ha determinado la cantidad de barriles derramados. Petro-Perú continúa con la construcción de infraestructura para levantar el ducto, a fin de identificar la avería producida, informó la OEFA.