Daniel Carbajal

Al promediar a las 11 de la mañana de hoy, la brigada de rescate de la Fuerza Aérea del Perú (FAP) y moradores de la comunidad 20 de enero, en el distrito de Nauta, ubicaron y rescataron a los cuatro tripulantes del hidroavión de la empresa “Alas del Oriente”, reportada como desaparecida cuando sobrevolaba la provincia de Requena (Loreto).






El Ministerio de Defensa informó esta tarde que la avioneta, que viajaba de Iquitos hacia la localidad de San Roque, fue hallada a 65 millas al sur de dicha ciudad. El MTC detalló que se trataba de un vuelo fletado por la empresa Prosegur que trasladaba pagos para los beneficiarios de los programas sociales Juntos y Pensión 65 en Loreto.

El rescate estuvo a cargo de una avioneta de la FAP y de empresa de transporte aéreo. Luego de un trabajo conjunto, los agentes asistieron al piloto de la nave, Jeffry Jack Pinedo Pérez, así como a tres miembros de la empresa Prosegur, quienes fueron identificados como Gelver Ríos Rodríguez, Deybi Cabral Cabudivo y Carlos Alexander Arimuya Padilla.

Las autoridades informaron que los heridos han sido trasladados hasta clínicas privadas de Iquitos para el tratamiento de los golpes y heridas que sufrieron tras el accidente. Todos están fuera de peligro.

Pese a que los reportes oficiales no han esclarecido las causas del accidente, el piloto de la avioneta informó a este Diario que detectó fallas mecánicas en el motor y pudo maniobrar la nave hasta caer en una zona boscosa, donde esperaron la llegada de los rescatistas.

“Es un milagro que estemos vivos, hemos vuelto a nacer. Pensé en mi hijo de 3 meses de nacido, me dio fuerza para salir adelante y poder salvar la vida de los pasajeros para regresar a casa. Nosotros siempre hacemos el servicio de transporte aéreo a las empresas y llevamos dinero de los programas sociales, y ayer el destino era San Roque. Felizmente, todos estamos vivos”, dijo.

Pinedo Pérez, al igual que los otros miembros del grupo, fue trasladado hasta el grupo aéreo 42 - Moronacocha, donde fue recibido por sus familiares y  posteriormente conducido a una clínica para ser atendido.

“Es parte del trabajo de la FAP, hemos enviado una brigada especializada para la efectividad y la rapidez para dar con el paradero de la avioneta. Ayer, se dio como perdida la avioneta y hemos tenido que planificar y realizar las labores con resultados positivos. Todos están vivos y solo existen daños materiales”, dijo Gral. FAP Annicchiarico, quien estuvo a cargo de la operación.

El padre del piloto, Jorge Eleazar Pinedo Lozano, participó del rescate y trasladó a los pasajeros hasta Iquitos. La Dirección General de Aeronáutica Civil realizará las investigaciones del accidente aéreo.