Un revelador vistazo a la extrema rutina castrense [CRÓNICA]
Natalia Molina

Caminar en la selva a 30 grados de temperatura, cargando 20 kilos, sorteando ramas cubiertas de espinas y sintiendo las mordidas de los insectos es una actividad que puede no parecer atractiva para un civil.

Construir un bohío (cabaña circular) con ramas bajo una lluvia torrencial en la oscuridad de la noche parece una extraña manera de ocupar el tiempo, pero puede ser una habilidad sumamente útil para un periodista. Es por ello que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas organiza capacitaciones periódicas a la prensa, en las que a las tareas arriba mencionadas se suman otras igual de exigentes.

En el segundo curso de corresponsales de defensa del año, realizado en Iquitos (Loreto), 22 periodistas de diferentes medios vivimos durante tres días la rutina castrense, con el fin de conocer de cerca el trabajo militar y prepararnos para comisiones que demandan esfuerzo físico y psicológico, y que pueden poner en riesgo la salud y la vida. Desde el momento en el que llegamos al Batallón de Ingeniería del Ejército, comprendimos que actividades aparentemente sencillas –como tender una cama– se vuelven complejas cuando la perfección y rapidez son imperativas: para un militar el orden es fundamental desde el primer toque de diana.

El segundo día, personal de la Marina estuvo a cargo de una instrucción de supervivencia, en la que experimentamos alimentarnos de suris en su estado natural, aprendimos a diferenciar un fruto silvestre comestible de uno nocivo y a cocinar pescado en hojas.

Cerramos el curso sobrevolando Iquitos en una avioneta de la Fuerza Aérea. El vuelo incluyó maniobras que aceleraron un poco más los corazones de los renovados pasajeros.

Visto de lejos, el trabajo de un militar –ya sea del Ejército, la Marina de Guerra o la Fuerza Aérea– luce difícil y exigente.

Visto de cerca, es imposible no sentir empatía con dicho quehacer, por el sacrificio diario para cumplir con éxito tanto labores sociales y humanitarias como de protección del territorio nacional.