Miguel Neyra

Desde la medianoche del martes, el distrito de Machu Picchu Pueblo, ubicado a escasos kilómetros del santuario histórico del mismo nombre, inició un paro de 48 horas convocado por el Frente Único de Defensa de los Intereses de .

Cerca de 500 manifestantes se reunieron en la plaza del distrito, pero cada cierto tiempo marcharon por las calles aledañas lanzando arengas contra la empresa Perú Rail (que opera el servicio ferroviario) y el Ministerio de Cultura. Todas las tiendas, restaurantes y hoteles cerraron sus puertas. 

Según explicó a El Comercio Eduardo Poblete, fiscal de Prevención del Delito de Cusco, la medida de protesta “es ilegal” debido a que no cuenta con la aprobación de la Oficina Nacional de Gobierno Interior (Onagi). “Es un paro al que no se le otorgaron garantías”, dijo.

–Turismo afectado–

A Machu Picchu, el principal destino turístico del país, llegan en esta temporada del año unos 4.000 turistas a diario, según la Dirección Desconcentrada de Cultura de Cusco (DDCC). “Ahora estamos en un 50%”, indicó Fernando Astete, jefe del parque arqueológico. 

Esto, debido a que ningún tren salió ayer –ni desde la ciudad de Cusco ni desde la estación de Ollantaytambo– con destino al distrito como medida de precaución. Algunos visitantes que llegaron a conocer la ciudad inca habían arribado en los últimos trenes del lunes, y otros llegaron a través de un recorrido alterno, que atraviesa el distrito de Santa Teresa.

Perú Rail, empresa que brinda el servicio ferroviario, ya había informado con varios días de anticipación que ninguno de sus trenes arribaría a Machu Picchu mientras hubiera una medida de fuerza. Según el general PNP Orfiles Bravo, jefe de la Región Policial Cusco, esta decisión “se tomó en forma unilateral y no se consultó a la policía, que ha desplegado personal para mantener el orden y garantizar la seguridad de los turistas”.

Bravo dijo que 700 agentes fueron movilizados para resguardar el tránsito ferroviario. 
Para dirigirse de Machu Picchu Pueblo hasta el complejo arqueológico en buses de la empresa Consettur, los turistas no abordaron en el paradero oficial, sino que fueron desplazados a varias cuadras de distancia, de manera improvisada, aunque protegidos por la policía.

(Foto: Miguel Neyra)

–Pliego de demandas–

El Frente Único de Defensa de los Intereses de Machu Picchu estableció una larga lista de demandas. El lunes, durante una mesa de diálogo en la que se trató de suspender el paro, los pedidos estuvieron dirigidos principalmente a Perú Rail y el Ministerio de Cultura. 

A la empresa ferroviaria se le exige asignar dos vagones exclusivos para transportar a los pobladores locales; otros dos para transportar a residentes de las provincias de Urubamba, Anta y La Convención; y dos coches para visitantes nacionales. Perú Rail se pronunció sobre el primer pedido, y dijo estar en capacidad de gestionarlo de acuerdo a las frecuencias y la demanda de los ciudadanos de Machu Picchu Pueblo. 

Al sector Cultura se le exige que suspenda la construcción del Centro de Interpretación, donde se brindará información sobre Machu Picchu. Los dirigentes del frente de defensa temen que alrededor de este lugar se construyan nuevos hoteles, lo cual –aseguran– los afectaría económicamente.

Otras demandas

El frente de defensa exige que se suspenda la venta de artesanías y almuerzos en los trenes, y que estos ya no sean estacionados frente a la comisaría.También piden que se reconsidere la prohibición a los guías de turismo locales para vender boletos de ingreso a Machu Picchu.

Al Gobierno Regional de Cusco le exigen revisar la ampliación de 10 años del contrato de concesión al hotel Sanctuary Lodge. A Telefónica se le exigen mejoras en el servicio de Internet en la zona.

Lee también:

TAGS RELACIONADOS