Juan Carlos Cueto estudió Medicina en la Universidad autónoma Gabriel René Moreno y se especializó en terapia intensiva en el Hospital Boliviano-Japonés de Santa Cruz durante cinco años. (Foto: Manuel Calloquispe)
Juan Carlos Cueto estudió Medicina en la Universidad autónoma Gabriel René Moreno y se especializó en terapia intensiva en el Hospital Boliviano-Japonés de Santa Cruz durante cinco años. (Foto: Manuel Calloquispe)
Manuel Calloquispe Flores

Colaborador de El Comercio en Madre de Dios

mcalloquispe@gmail.com

Conforme a los criterios de

Trust Project
Saber más

Se llama Juan Carlos Cueto Gally, tiene 33 años y nació en Santa Cruz de la Sierra (Bolivia). Él es el único médico intensivista de la región .

Llegó a la ciudad de Puerto Maldonado en junio del 2020. Por esos días no había un solo médico intensivista en la zona. Los que se encargaban de atender a los enfermos con COVID-19 que llegaban a UCI eran médicos con especialidades afines, ante esta carencia que hasta hoy no es atendida.

Juan Carlos Cueto estudió Medicina en la Universidad autónoma Gabriel René Moreno y se especializó en terapia intensiva en el Hospital Boliviano-Japonés de Santa Cruz durante cinco años. Los primeros días en el Perú fueron difíciles, admite. “Todas las salas estaban llenas de enfermos [con coronavirus]. La gente entraba y salía. Se entubaban hasta tres personas por día. Mucha gente acudía en la última fase de la enfermedad, con muy poco para hacer”, cuenta.

Madre de Dios: 50 viviendas resultaron inundadas tras desborde de río en distrito de Laberinto

Según las cifras oficiales del Ministerio de Salud, hasta el momento en Madre de Dios han fallecido 167 personas y 9.686 se han contagiado.

Juan Carlos dice que pasaba todo el día en el hospital Santa Rosa de Puerto Maldonado, desde muy temprano hasta altas horas de la noche. “La atención a los pacientes con insuficiencia respiratoria aguda tiene que ser rápida, para ello tenemos un equipo preparado en terapia intensiva”, narra.

En el peor momento de la pandemia, a su hospital llegaban entre 40 y 50 pacientes al día, y al menos cinco de ellos debían ser hospitalizados por la gravedad de sus cuadros. Si bien las atenciones poco a poco fueron disminuyendo, hoy nuevamente empieza a sentirse el desborde y, sobre todo, la falta de médicos intensivistas.

Juan Carlos trabaja en el hospital Santa Rosa de Puerto Maldonado, donde actualmente están llegando entre 20 y 25 personas con problemas respiratorios u otros asociados al coronavirus. (Foto: Manuel Calloquispe)
Juan Carlos trabaja en el hospital Santa Rosa de Puerto Maldonado, donde actualmente están llegando entre 20 y 25 personas con problemas respiratorios u otros asociados al coronavirus. (Foto: Manuel Calloquispe)

Por estos días, la unidad de cuidados intensivos de la que es responsable tiene ocupadas siete de las 10 camas habilitadas con ventilación mecánica. Además, en la unidad de cuidados intermedios hay una persona con oxígeno de alto consumo. Otros 11 pacientes están en hospitalización: dos son madres gestantes.

Ahora, cada día, al hospital Santa Rosa están llegando entre 20 y 25 personas con problemas respiratorios u otros asociados al coronavirus. La pandemia vuelve a recrudecer. Varios pacientes, ante la falta de capacidad en postas y otros hospitales de la región, terminan siendo referidos a este.

Madre de Dios se prepara para enfrentar una segunda ola del COVID-19

Se pueden habilitar otros 20 ventiladores con sus respectivas camas. Y se ha entregado tres ventiladores de transporte, que se usan para las emergencias con las ambulancias”, informó a El Comercio el gobernador regional de Madre de Dios, Luis Hidalgo Okimura.

Según la autoridad, se ha firmado un acuerdo con el Ministerio de Salud para capacitar a los médicos de esta región en atención en UCI.

Solo en lo que va del año, en la región han fallecido 13 personas a causa del COVID-19, de acuerdo con reportes del gobierno regional.

VIDEO RECOMENDADO