Módulos Temas Día

Niño costero: a un año de las lluvias que asolaron el país

El desastre dejó casi 300 mil damnificados y destruyó 66 mil casas. No obstante, también activó una gran cadena de solidaridad

Hace un año, el 18 de marzo, Lima amaneció sin agua. Los más de veinte huaicos que habían caído esa semana sobre el río Rímac causaron tanta turbidez que Sedapal no podía potabilizar el suministro. Pero no solo Lima lo pasaba mal. Para entonces todo el país ya había sido castigado con las lluvias, desbordes e inundaciones provocados por El Niño costero.

Hasta el martes 14 de marzo la emergencia se concentraba en el norte. Aquel día, se contabilizaban 13 mil damnificados en Piura, las carreteras de Cajamarca estaban destrozadas por los desbordes y los vecinos de los distritos de Pacora y Jayanca, en Lambayeque, fueron evacuados por aire debido a las inundaciones.

Sin embargo, el miércoles 15 la emergencia se hizo nacional. Se reportaron lluvias y huaicos en todo el territorio y aquella noche el entonces ministro de Transportes Martín Vizcarra anunció que el 22% de las carreteras del país estaban afectadas. Ese miércoles, además, el río Rímac se desbordó a la altura del Parque de la Muralla, el Centro Histórico de Trujillo se inundó y un huaico arrastró por varios kilómetros a Evangelina Chamorro, una vecina de Punta Hermosa.

Portada El Comercio

Esta fue la portada de El Comercio del 16 de marzo del 2017.

A partir de entonces, las cosas empeoraron. El jueves 16, más huaicos azotaron la capital y se desplomó el puente Solidaridad que cruzaba el río Rímac. Mientras tanto, en el norte, los vecinos observaban con miedo cómo crecía el caudal del río Piura. Finalmente, el 27 de marzo, este se desbordó.

Según Indeci, El Niño costero –que duró hasta mayo– dejó en el país casi 286 mil damnificados, 1,5 millones de afectados y 162 fallecidos. Lluvias de tal magnitud no se habían registrado en casi dos décadas.

—Un país unido—
En el momento de mayor angustia, el Perú mostró su mejor rostro. Una gran cadena de solidaridad se activó desde el 16 de marzo y miles de vecinos se organizaron para llevar ayuda a las zonas afectadas. El Gobierno instaló cinco puntos de donación de víveres y varias empresas privadas contribuyeron a esta causa.

Luego de El Niño costero, el Gobierno creó la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios, que fue liderada durante los primeros cinco meses por Pablo de la Flor y hoy es presidida por Edgar Quispe.

Según su plan trazado en setiembre del año pasado, la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios debe invertir cerca de S/25 mil millones para poner de pie las zonas devastadas por El Niño costero en trece regiones. Esta entidad informó esta semana a El Comercio que hasta febrero de este año se ha invertido unos S/2.200 millones en 362 obras. 

"En lo que va del 2018, la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) transfirió más de 329 millones con el objetivo de financiar 35 intervenciones en infraestructura afectada por El Niño costero. Estos recursos servirán para construir carreteras, hospitales, caminos vecinales, obras de agua y saneamiento, entre otras", señaló la autoridad en un comunicado. 

No obstante, el trabajo de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios no ha estado libre de críticas. El año pasado, por ejemplo, varios gobernadores norteños lamentaron la lentitud con la que se están ejecutando las obras. 

Tags Relacionados:

niño costero

Lluvias

inundaciones

Leer comentarios ()

SubirIr aúltimas noticiasIr a Somos
Ir a portada